Arte

Una versión íntima y personal del mundo

Aitor Lajarín expone en la galería Art Nueve de Murcia ´Rumiante´, en la que pide al espectador detenerse ante signos que pasan desapercibidos

17.06.2016 | 08:53
Aitor Lajarín, en la galería Art Nueve de Murcia.

Con el objetivo de que el espectador se detenga en signos que pasan habitualmente desapercibidos, el artista Aitor Lajarín expone en la galería Art Nueve Rumiante, su tercera individual en la sala murciana.

Partiendo de la pintura, Lajarín (Vitoria, 1977) presenta una serie de obras en las que, como explican desde la galería, trata de dar una versión íntima y personal del mundo, generando al mismo tiempo otro donde experimentar sus múltiples formas.

«Su pintura –describe Isabel Durante– no es sólo un testimonio que registra las huellas –como parte material de los indicios–, sino una expresión simbólica donde revelar lo que, en principio, no puede ser revelado».

Para ello se sirve de unos elementos que se repiten de forma obsesiva (escaleras, ventanas, cuerdas, madera, vasijas, muros de ladrillos o universos), símbolos que ocultan algo misterioso, casi mágico, interpretables desde infinidad de ángulos.

«Estos objetos –añade Durante–, lejos de ser azarosos u ornamentales, encierran un simbolismo abierto. Lo que en otras piezas eran lianas o plantas trepadoras se tornan cuerdas o escaleras, herramientas de ascenso. La escalera se convierte en un objeto que refuerza la idea de unión con otro contexto, con otro lugar, lo que posibilita la vivencia de otra realidad, aunque a veces sea una acción que suscite más frustración».

También destacan sus abundantes ventanas; «el cuadro no sólo es una ventana, se incluyen en la pintura, pero no para abrir escenas, sino más bien para interrumpirlas, para traspasarlas. Sus vanos ofrecen otros muros aún más insalvables, en los que sin embargo cabe una pequeña esperanza, una pequeña ilusión».

Con un lenguaje propio con el que concibe insólitos y misteriosos espacios, el trabajo de Aitor Lajarín «tiene la virtud de atraparnos, son escenas extremadamente estáticas que sin embargo sabemos que son el resultado de un impulso reiterativo, de una acción sosegada pero continua». Rumiar es meditar, reflexionar o tramar. El artista es el propio rumiante, y sus pinturas son los infructuosos intentos de digerir la realidad, de asimilar la existencia, en clave de humor pero con una seriedad irrefutable.

Licenciado en Bellas Artes por la Universidad del País Vasco y master por la Universidad de California en San Diego, Aitor Lajarín ( Vitoria, 1977 ) vive y trabaja en Los Ángeles. Ha obtenido varios premios y becas por su trabajo, como la beca Artium o la Mención de honor Premio ABC de artes plásticas.

Asimismo, ha trabajado con diversas galerías exponiendo individuales en Art Nueve (Murcia), Trayecto Galería (Vitoria ) o Parra & Romero (Madrid ) y ha participado en proyectos colectivos por todo el mundo. En la actualidad prepara exposición en el Heritage Square Museum de Los Angeles.

Su obra forma parte de importantes colecciones públicas y particulares, de los fondos de museos como el Artium o el CAB de Burgos y de fundaciones destacadas como Ibercaja, CajaMadrid o Bilbaoarte, entre otras.

En Septiembre su trabajo se `podrá ver en el Heritage Square Museum,Los Ángeles,CA.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine