Tribunales

Una nueva sentencia condena a la Fundación CAM y al Sabadell a responder juntos de las cuotas

Las dos instituciones deberán reintegrar de forma solidaria 5.827 euros a un matrimonio de Benidorm que creyó que contrataba un plazo fijo

23.04.2015 | 04:00

­
Los tribunales no consiguen ponerse de acuerdo sobre quién tiene la responsabilidad de las cuotas participativas que emitió la CAM y que se llevaron por delante los ahorros de miles de clientes de la entidad. Si hace solo un par de días el Juzgado de Primera Instancia número 9 de Alicante eximía a la Fundación CAM de toda responsabilidad ante las posibles reclamaciones de los afectados y apuntaba al Sabadell, que no constaba como demandado en el caso, ahora otro fallo del Juzgado de Primera Instancia número 2 de Benidorm considera que ambas instituciones deben responder de forma «conjunta, directa y solidariamente» para devolver a un matrimonio de esta última localidad los 5.827 euros que invirtieron en estos valores sin conocer los riesgos que entrañaban.

Como resulta habitual en la mayoría de los casos que han llegado a los tribunales hasta la fecha , el juez considera probado que la antigua Caja Mediterráneo no proporcionó a estos clientes la suficiente información sobre los riesgos que entrañaba estos títulos, similares a las acciones pero sin derechos políticos y con los que, por tanto, se podía perder la inversión. Un producto «complejo» que no se ajustaba en absoluto al perfil «conservador» del matrimonio, que hasta entonces sólo había contratado depósitos a plazo fijo y que, de hecho, pensaban que lo que estaban adquiriendo era un depósito algo «especial». Por eso el magistrado estima que se produjo «un vicio total» de consentimiento y declara nulas las órdenes de compra de los valores.

El problema, también como en ocasiones anteriores, llegó a la hora de determinar quién debe devolverles este dinero. En un primer momento, la representante de los afectados, la letrada Eva Climent, dirigió su demanda únicamente contra la Fundación CAM por considerarla la heredera de la caja que comercializó los títulos. Sin embargo, la institución que ahora se encarga de gestionar la Obra Social de la extinta entidad alicantina argumentó que ella únicamente es titular de la posición de emisor de las cuotas por un mero formalismo –porque las cuotas legalmente no podían formar parte del balance de un banco– pero que el beneficio económico del dinero captado con la comercialización de estos valores y, por tanto, también sus obligaciones y deberes sí se traspasaron al Banco CAM, que luego fue absorbido por el Sabadell. Es más, la Fundación llegó a alegar indefensión ya que no podía responder a las acusaciones de los afectados sobre si se les había proporcionado la suficiente información porque toda la documentación y los archivos están en manos de la entidad catalana.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Tu servicio WhatsApp


Noticias Levante-EMV WhatsApp

Suscríbete

Toda la actualidad local de la Región de Murcia en tu teléfono. Descubre en qué consiste y cómo suscribirte a este nuevo servicio gratuito de alertas informativas por WhatsApp

 
Enlaces recomendados: Premios Cine