Historias de Cartagena

La casa de Tárraga

19.09.2015 | 16:06
Juan Ignacio Ferrández García

Hay lugares y edificios en nuestra ciudad cuya denominación se ha ido transmitiendo de padres a hijos a lo largo de décadas. La historia de hoy se ocupa precisamente de uno de ellos. La esquina de la calle Palas con la de San Francisco es conocida todavía por muchos cartageneros como ´la esquina de Tárraga´, en clara referencia al propietario de la tienda de ultramarinos que ocupó los bajos de este inmueble, Gregorio Fermín Tárraga. Un comerciante del que hablaré más adelante, pero antes viajamos a 1903, año en el que Francisca Dorda Bofarull le va a encargar al arquitecto Víctor Beltrí la construcción de su mansión en estilo modernista. Nada extraño si tenemos en cuenta que los Dorda eran dueños de grandes fortunas gracias a la minería, y ya habían visto las espléndidas casas que Beltrí había realizado para sus amigos Camilo Aguirre y Serafín Cervantes. Difícil elegir el elemento más destacado de su fachada pues compiten por igual la rejería artística de los balcones con la pintura floral que lo corona por la calle Palas.

A lo largo de sus más de cien años de existencia ha sufrido varias modificaciones, entre ellas la sustitución de los miradores originales de madera por unos de obra según diseño del arquitecto Diego Ros de Oliver de 1956. Ocho años antes Fermín Tárraga le había encargado al también arquitecto Lorenzo Ros Costa, padre del anterior, una torreta que iría coronada por un reloj. Si tenemos en cuenta que en nuestra ciudad no proliferaban mucho los relojes públicos, es lógico entender la expectación de los cartageneros ante tal novedad. El 28 de diciembre de 1948 se llevaron a cabo las pruebas tanto del reloj como de las luces que lo rodeaban, que anunciaban el cartagenero Licor 43, y se estrenó la Nochevieja de ese año.

Hay que decir que según la prensa local el carrillón que marcaba las señales horarias incluía en sus melodías marchas típicas cartageneras. Volviendo a la historia del comercio Fermín Tárraga se va a hacer cargo del negocio mediante traspaso en el mes de abril de 1930. A partir de ahí su tienda va a ser un referente y en él se podrán adquirir las mejores marcas de vinos, cafés, licores, chocolates, conservas y embutidos de todas clases. Anises como La Española o Barceló, galletas Fontaneda y chocolates La Paraguaya se anunciaron con luminosos en la terraza del edificio, junto con el vermut Cinzano. En la memoria de muchos cartageneros quedó grabada para siempre la imagen de aquellos escaparates repletos de caramelos de Semana Santa, o el color amarillo y verde de sus toldos que protegían del sol las ricas mercancías de ese comercio señero que fue el de Fermín Tárraga.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Tu servicio WhatsApp


Noticias Levante-EMV WhatsApp

Suscríbete

Toda la actualidad local de la Región de Murcia en tu teléfono. Descubre en qué consiste y cómo suscribirte a este nuevo servicio gratuito de alertas informativas por WhatsApp

 

Especial

 

Carthagineses y Romanos

No te pierdas toda la información de las fiestas de Cartagena que rememoran la historia de la ciudad

Flamenco

Festival Internacional del Cante de las Minas

Festival Internacional del Cante de las Minas

Toda la información del Festival Internacional del Cante de las Minas, un punto de encuentro para todos los amantes del flamenco

 
Enlaces recomendados: Premios Cine