14 de septiembre de 2018
14.09.2018
Vuelta 2018

Valverde se jugará su última carta en el Coll de la Gallina

El murciano sabe que "está más difícil", pero aseguró que no va a "darse por vencido"

14.09.2018 | 19:42
Valverde, en plena ascensión.

El español Alejandro Valverde (Movistar) asumió, tras perder este viernes más de un minuto con respecto al líder Simon Yates (Mitchelton-Scott), que el triunfo final en La Vuelta a España "está más difícil", pero también aseguró su disposición a "no darse por vencido".

"Ahora está más difícil que ayer o que esta mañana, pero no hay que darse por vencido", dijo en meta un Valverde que se confesó "un poquito apajarado". "El cuerpo no siempre responde igual", lamentó el español, que sigue segundo en la general.

Valverde dijo que "sí" estaba bien cuando atacó su compañero Nairo Quintana a 13 kilómetros de meta, a poco del inicio de la subida final al Coll de La Rabassa.

Y también explicó que cuando ya se le hizo la carrera complicada fue "cuando atacó Yates", a poco mas de 10 kilómetros de meta. "Estaba con Carapaz, no hemos sido capaces de cerrar el hueco y luego ya ha sido todo más difícil", reconoció.

Tras la etapa de este viernes, Valverde queda a 1:38 del líder Yates en una general en la que el tercer clasificado, el holandés Steven Kruijswijk, le queda a 20 segundos y el cuarto, el español Enric Mas, que se ha caído del podio, a 37.
El británico Simon Yates (Mitchelton), líder de La Vuelta a España, dijo tras su exhibición en La Rabassa que "aún no se pude celebrar nada porque resta una etapa muy difícil y aún se puede ir todo al garete".

"No sé qué porcentaje tengo de ganar la Vuelta porque queda una etapa muy difícil y todo se puede ir al garete, aún hay que permanecer concentrado y hacer las cosas lo mejor posible. No hay motivos para celebrar nada", destacó el líder en la cima andorrana.

Yates, quien amplió su ventaja en la general (1.38 minutos a Valverde y 1.58 al holandés Steven Kruijswijk), explicó el momento de su ataque letal a 10 kilómetros de meta y resaltó la labor de sus compañeros.

"Me sentía muy bien cuando ataqué. El equipo hizo un trabajo fantástico otra vez. Jack Haig hizo un buen trabajo para prepararme antes de que me fuera, y Adam siempre estaba detrás por si volvía, así hicimos un trabajo fantástico, pero estamos pensando ya en la etapa de mañana", señaló.

Una maniobra ofensiva que obedeció a un estilo de correr del británico, a una mentalidad que le inspira para anunciar que la mejor defensa es un buen ataque.

"Lo de atacar es una cuestión de mentalidad. Hoy no tenía un plan establecido, solo quería atacar porque tenía poca ventaja. Yo corro así, y atacar es lo que me gusta", afirmó.

Yates tuvo palabras de gratitud para el francés Thibaut Pinot, ganador de la etapa y su compañero en la fuga definitiva.

"Tengo que agradecerle a Thibaut Pinot su ayuda. Se podría haber sentado a esperar, pero quería la etapa. Ayudó y luego luchó por la victoria y nada pude hacer", declaró.

Aunque cerca de la victoria, Yates prefiere esperar y no confiarse ante la etapa de este sábado , con 6 puertos y llegada al Coll de la Gallina.

"Llegué a primer nivel como profesional en 2016 e hice sexto en La Vuelta y un año después fui el mejor joven del Tour. He progresado mucho, pero aún tengo por delante un largo camino. Ganar una grande sería la guinda del pastel, pero hay que esperar", subrayó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Vuelta a España


-Toda la actualidad de la Vuelta a España
- a España
- de la Vuelta a España
-Lade la Vuelta a España

-Consulta el palmarés de la Vuelta a Espana