Villalobos sigue sin contestar. Ni disculpas, ni explicaciones. Ayer también se escapó. Tras el parón del Pleno buscó refugio en la cafetería del Congreso para evitar las cámaras.