Además de la misa y la bendición de las mascotas se pueden adquirir en la puerta de la ermita los tradicionales panecillos de San Antón, que, según cuenta la leyenda, atraen la buena fortuna a quien los lleve consigo.