Las víctimas mortales del atentado en Afganistán son tres ciudadanos catalanes que se encontraban junto a un grupo de viajeros organizado formado por 13 personas en la ciudad de Bamiyán. Los fallecidos son Ramón Bellmás Rimbau, nacido en Girona y exdirectivo de una empresa química, y Susana Vilar Bühler y su hija Elena Schröder Vilar, que trabajaban como farmacéuticas en Barcelona y Terrassa respectivamente.