Unos quinientos vecinos se congregan ante la puerta de la casa del tenista, que sale a saludar al balcón