24 de noviembre de 2020
24.11.2020
La Opinión de Murcia

Análisis: 'The Last Blade: Beyond the Destiny'

Los grandes clásicos resucitan en época de consolas de nueva generación

24.11.2020 | 20:05
Análisis: 'The Last Blade: Beyond the Destiny'

En 1997, SNK presentó al mundo 'The Last Blade', un juego cargado de lucha y combos que se ambientaba en los últimos años del Japón Edo. Poco después, en 1998, llegó su secuela 'The Last Blade 2: Heart of the Samurai', hasta que, en 2000, dos años más tarde, la saga hizo su debut en Neo Geo Pocket Color, la querida consola portátil de Neo Geo, con 'The Last Blade: Beyond the Destiny'.

Pequeñas bestias portátiles

Neo Geo Pocket, la portátil monocromática, fue desarrollada y lanzada por SNK en 1998, pero tan solo un año más tarde llegó su sucesora, Neo Geo Pocket Color, que irrumpía en el mercado con más de 80 populares juegos de lucha, acción y plataformas. Para los más nostálgicos, actualmente podemos recurrir a Neo Geo Pocket Color Selection para Nintendo Switch. Esta selección emula los juegos para que se vean y sientan como si los jugases en la misma Pocket Color. Además, ahora es posible utilizarlos en modo versus, cada uno usando un mando de Switch. Aunque actualmente se encuentran disponibles algunas joyas como 'King of Fighters R-2', 'Samurai Shodown! 2' y 'SNK Gals' Fighters', en esta ocasión nos ocupamos de 'The Last Blade: Beyond de Destiny', su última incorporación, un clásico que ya está disponible a través de la eShop de Nintendo Switch.

El juego, al igual que compañeros, arranca como si de un emulador se tratase, habilitando una consola Neo Geo dentro de Switch, lo que sirve para ofrecer el título en un pequeño cuadro de la consola sin suponer un gran de diseño. A la hora de comenzar podremos escoger entre: 1 Jugador, Modo Versus y diversas opciones de emulación.

El modo de un único jugador tiene varias vertientes de juego: Historia, Supervivencia, Contra-reloj y Entrenamiento. Además, el clásico añade dos mini-juegos desbloqueables y batallas versus para jugar con amigos, cada uno con un mando.

Toda la diversión y también las limitaciones de la consola de SNK

El título mantiene una jugabilidad muy divertida, a pesar de las lógicas limitaciones del hardware y con solo dos botones, es posible realizar muchos combos geniales, y encadenar varios ataques en secuencia. El arte del juego es realmente revelador e incluso superior a su contemporáneo, especialmente en la pantalla de selección de personajes y en las pequeñas escenas de corte.

'The Last Blade: Beyond the Destiny' es un evidente producto para nostálgicos, ya que recoge toda la diversión y también las limitaciones de la consola de SNK, que pertenece al siglo pasado. Sin embargo, tanto en Japón como en buena parte del resto del mundo, tanto estos títulos como la propia consola acumulan una gran cantidad de aficionados a su alrededor que ahora pueden jugar en plataformas modernas.

Los modos para un solo jugador suponen un buen entretenimiento para veteranos y noveles, pero la propuesta estrella de esta versión es sin duda el modo versus, en el que dos jugadores, cada uno con un mando, pueden medirse en local en la misma consola. Como cabría esperar, no existe un modo de competición online.

Contenido extra y minijuegos desbloqueables

La vida útil del título se extiende con varios minijuegos desbloqueables, que básicamente son fragmentos para seguidores afines interesados en descubrir hasta el último detalle de un título que, por otro lado, seguramente ya conocerán al dedillo. Para ellos, SNK acompaña el lanzamiento del juego con un web-cómic de 'The Last Bade'. La serie tendrá dos temporadas de 12 episodios y hasta el capítulo 6, el cómic se podrá leer totalmente gratis.
Conclusiones

En resumidas cuentas, 'The Last Blade: Beyond the Destiny' es un producto a la medida de sus seguidores, un imprescindible para nostálgicos que el resto de jugadores posiblemente percibirán como una anécdota en el catálogo de Nintendo Switch, pero que resulta una fantástica puesta al día para los fans de la saga.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook