16 de noviembre de 2020
16.11.2020
La Opinión de Murcia
Consolas

Análisis de la PlayStation 5

Sony se distingue con una videoconsola potente, rápida y silenciosa centrada en sus jugadores

16.11.2020 | 22:27
Análisis de la PlayStation 5.

PlayStation 1,2,3,4... la sencilla progresión numérica de las consolas de Sony parece sugerir algo que no se ajusta a la realidad. La trayectoria de la marca PlayStation no ha mantenido un rumbo fijo. Ni mucho menos. La transición de la primera PlayStation a PlayStation 2, discurrió con bastante naturalidad. Ambos sistemas fueron diseñados y comercializados como dispositivos multimedia que además de permitirnos jugar también podían realizar otras funciones. PS1 se repartía los elogios como consola y reproductor de CD, mientras que PS2 fue el primer reproductor de DVD para millones de personas. La mayoría de las PS2 incluso montaban en su interior la CPU de su predecesora para permitir compatibilidad directa con versiones anteriores.

Pero luego llegó PlayStation 3, una plataforma demasiado compleja que se fue por la tangente con su procesador Cell, que complicaba mucho la vida de los desarrolladores en plena transición hacia la alta definición. Con la lección aprendida, Sony entró en la anterior generación apostando por la simplicidad como su mayor activo. Xbox One estrenaba la generación con el firme propósito de convertirse en un completo centro multimedia con videojuegos, mientras que PlayStation 4 solo se centraba en juegos y en todo lo que los jugadores esperaban de ellos. Y funcionó, mientras Microsoft necesitaba cambiar sus planes para hacer de Xbox One el sistema que sus usuarios demandaban, Sony ha gozado de algunos años de tranquilidad. Con PlayStation 5, es fácil entender que el fabricante japonés haya propuesto el sistema como una especie de evolución natural de PlayStation 4, en los mismos términos que PS2 fue para PS1.

Una videoconsola que llama la atención

La nueva generación de la familia PlayStation presenta un diseño que recuerda un rascacielos de los Emiratos Árabes (en posición vertical) o un museo de arte moderno (en posición horizontal). El diseño utiliza sus peculiares curvas y formas para llamar la atención y destacarse en cualquier espacio, algo que se acentúa aún más para la versión del sistema que tiene unidad de disco, ya que la presencia de la entrada Blu-Ray añade, si cabe, una buena cantidad de asimetría suplementaria al dispositivo.

Aunque ciertos elementos hacen referencia a modelos específicos del pasado, el diseño claramente juega bien su papel, creando una nueva identidad estética de la marca que combina el blanco y negro con acierto, tanto en la consola como en sus accesorios. Hacer de PlayStation 5 una videoconsola silenciosa fue una de las principales preocupaciones durante la fase de diseño del dispositivo. Y esto se ha logrado: incluso después de varias (muchas) horas de uso consecutivas, el hardware se demuestra especialmente sigiloso en comparación con PlayStation 4 Pro. También se ha logrado que la temperatura del dispositivo se mantenga baja gracias a la incorporación de un sistema de refrigeración líquido.

Una buena Base

Independientemente de cómo tengas previsto situar tu PlayStation 5 (horizontal o vertical), deberás usar una base circular que viene incluida con el dispositivo. La instalación no supone un proceso arduo, pero es el precio que se paga por su atrevido diseño. También ocupa un espacio a tener en cuenta. Los dos modelos alcanzan los 39 cm de alto y 26 cm de largo, además de 10,4 cm de ancho cuando se trata de la edición con unidad de disco, o 9,2 cm de ancho cuando se prescinde del lector. A pesar del tamaño, el sistema no es especialmente pesado y la versión más completa pesa 4,5 kg, frente a los 3,9 kg de la edición digital.

Pequeños y prácticamente ocultos desde la distancia, los botones físicos se encuentran a la misma altura que la ranura para discos en la parte frontal de la configuración regular del sistema. Un poco más arriba alberga un USB Type-A 2.0 y otro USB Type-C 3.1 de 10 Gbps. En la parte trasera, de abajo hacia arriba, la consola agrupa la toma para el cable de alimentación, un HDMI 2.1 (el cable que lo hace compatible con televisores 4K 120 Hz y 8K, viene incluido) y toma para el cable Ethernet. Detrás de la consola también se pueden encontrar dos USB 3.1 Tipo A de 10 Gbps. Entre las opciones que ofrece la consola destaca la solución para mantener funcionando la fuente de alimentación de los puertos USB traseros cuando el sistema está en modo de suspensión, algo esencial para que el usuario pueda recargar la batería del controlador DualSense.

Hardware y potencia

PlayStation 5 es lo suficientemente potente como para representar un gran salto sobre todos los dispositivos de la generación pasada. El procesador personalizado de un solo chip se construyó en base a tecnologías AMD. La CPU es un chip x-86-64 de 7 nm con la arquitectura AMD Zen 2, con ocho núcleos diferentes que funcionan a una frecuencia variable máxima de 3,5 GHz. La GPU está basada en la arquitectura AMD RDNA 2 y tiene 36 unidades computacionales con una frecuencia variable con techo de 2.23 GHz. El chip logra un rendimiento de 10,28 teraflops y es capaz de aplicar efectos de trazado de rayos a nivel de hardware.

Para funcionar, los procesadores cuentan con 16 GB de memoria SDRAM GDDR6, con un ancho de banda de 448 GB/s. La lista de funciones controladas por los procesadores también incluye un terminal Bluetooth 5.1 y frecuencias Wi-Fi 6 (IEEE 802.11ax). Para mantener todos los componentes funcionando en armonía, el sistema utiliza una tecnología denominada genéricamente 'Modo Boost', que incorpora la lógica de SmartShift de AMD, para mantener sus procesadores funcionando a niveles idénticos de rendimiento independientemente de las variaciones en factores como temperatura del dispositivo. Esto garantiza a los desarrolladores la estabilidad necesaria para crear juegos que aprovechen en todo momento toda la potencia teórica del dispositivo.

Almacenamiento

Aunque las unidades de procesamiento de PlayStation 5 representan un gran avance en comparación con PS4 y PS4 Pro, el verdadero salto tecnológico en el hardware está a cargo de la tecnología de almacenamiento. Los discos duros (HDD) quedan atrás y entran en juego las unidades de estado sólido (SSD) que son exponencialmente más rápidas. El almacenamiento interno de la consola ha sido desarrollado a medida con múltiples coprocesadores ejecutándose en paralelo bajo las instrucciones de un controlador de memoria flash. La velocidad de transmisión nominal del SSD de PS5 es de 5,5 GB/s. A máximo rendimiento, el sistema puede procesar hasta 22 GB/s de información comprimida.

El espacio de almacenamiento total disponible en el sistema es de 825 GB, de los cuales 667,2 GB pueden ser utilizados directamente por el usuario. El espacio restante está reservado para el software del sistema. No hay mucho espacio para maniobrar: los usuarios que no inviertan en expansiones SSD, inevitablemente necesitarán comenzar a desinstalar juegos para instalar nuevos después de algunas adquisiciones. Afortunadamente, la reducción del tamaño de los juegos de esta generación ya tiene efectos tangibles.

Un nuevo universo de sensaciones

Una de las estrellas destacadas de PlayStation 5 es su controlador. Dejando atrás la clásica ergonomía de la línea DualShock nos llega un controlador denominado DualSense. Además del nuevo formato, el dispositivo reparte sensores de movimiento y motores de vibración dirigidos a la función de retroalimentación háptica, capaz de generar cientos de sensaciones diferentes en las manos del usuario. En general, el mando es más cómodo y tiene un acabado rugoso en la parte posterior que evita que se resbale de las manos. Solo tiene un botón nuevo en comparación con DualShock 4 y su función es desactivar el micrófono. El resto se mantiene en sus posiciones tradicionales.

El pad direccional digital y los botones X, circulo, triángulo y cuadrado, por ejemplo, están ligeramente más pronunciados que los equivalentes al controlador anterior, además de presentar un acabado translúcido. Los botones laterales L1 y R1 son más gruesos y angulares que los del DualShock 4, mientras que los disparadores L2 y R2 han crecido y recibido resistencia háptica variable: según el contexto, pueden ofrecer diferentes rangos de resistencia. El panel táctil también regresa, más grande y con ángulos más abiertos, un poco más hacia los lados se acomodan los botones Opciones y Crear (el antiguo Compartir). El botón PlayStation ahora describe la forma del logotipo de la marca en lugar resguardarse en un pulsador circular.

Sony ha sido capaz de desarrollar un controlador con la capacidad de generar muchas sensaciones diferentes en el usuario a través de la retroalimentación háptica. Experimentar juegos compatibles con DualSense por primera vez es una experiencia transformadora. Además de la completa vibración y de los diferentes niveles de resistencia según el contexto, el controlador también utiliza altavoces para reproducir efectos de sonido que refuerzan las sensaciones buscadas para cada momento.

La consola incluye un cable de alimentación para DualSense que debe conectarse al controlador a través de un puerto USB tipo C en la parte superior. En el lado opuesto, el periférico también alberga una entrada de audio tradicional. Su batería de iones de litio tiene una capacidad de 1,560 mAh, y una recarga completa permite entre 4 y 6 horas de juego, siempre dependiendo de la intensidad de las funciones de vibración activadas.

Interfaz con un aspecto muy familiar

La interfaz de PlayStation 5 es tan familiar como para que los usuarios de PlayStation 4 se sientan como en casa, pero tan diferente como para incentivar a los mismos. Es exactamente como lo esperas: los juegos y las aplicaciones están organizados en una secuencia de íconos cuadrados con acceso a PlayStation Store a la izquierda y la biblioteca de juegos en el extremo opuesto. El resto de iconos corresponde a los juegos y aplicaciones utilizados más recientemente. La interfaz de trofeos, a su vez, ha cambiado mucho: en lugar de enumerar los objetivos en horizontal como en los sistemas anteriores de Sony, ahora los trofeos aparecen en forma de tarjeta. Las notificaciones también son menos intrusivas, y algunas de ellas incluso tienen funciones contextuales, como mostrar una barra de progreso para lograr un trofeo en el que debes realizar una determinada acción varias veces.

Con todo esto, las diferencias tangibles en la experiencia con la interfaz comienzan cuando el usuario presiona el botón PlayStation, que abre el Centro de control en la parte inferior de la pantalla. En esta parte cabe mencionar las opciones para personalizar la experiencia de usuario. Cada jugador puede preestablecer ciertas configuraciones para todos los juegos: características como el nivel de dificultad, si el juego se ejecutará en modo de rendimiento o en alta resolución, e incluso el idioma predeterminado.

Servicios en crecimiento

Sony parece estar tomando medidas para convertir PlayStation Plus en un plan de suscripción más grande para la nueva generación. Para comenzar los suscriptores tienen acceso inmediato a un excelente catálogo de 18 juegos de PlayStation 4 en la nueva consola que se pueden jugar sin costo adicional a través de la compatibilidad con versiones anteriores. La lista incluye títulos como 'Detroit: Become Human', 'God of War', 'Infamous Second Son', 'Ratchet and Clank', 'Bloodborne', así como éxitos de terceros del rango de 'Persona 5',

'Monster Hunter: World' y 'Resident Evil 7', entre otros.

Como en la generación anterior, PlayStation Plus también garantiza algunos juegos que se pueden descargar y disfrutar plenamente mientras los usuarios tengan suscripciones activas asociadas a sus cuentas. Al principio, parece que el plan de Sony es ofrecer dos nuevos juegos de PlayStation 4 y un juego de PlayStation 5 al mes a través de la suscripción, que todavía es necesaria para acceder a los modos en línea de los juegos.

Sin juegos de lanzamiento, pero con mucho que jugar

En cuanto a juegos, la transición entre generaciones para los usuarios de PlayStation está siendo un proceso diferente al habitual. Si en anteriores ocasiones era normal que el lanzamiento de una consola se acompañará de una serie de títulos exclusivos, ahora la compañía apuesta por juegos que funcionen vitaminados en PS5, pero que también obtengan versiones de PS4. Con las excepciones de 'Demon's Souls' y 'Astro's Playroom' (incluido en la consola), que solo están disponibles para PlayStation 5, el primer lote de juegos también tiene versiones para la generación anterior, como el caso de 'Marvel's Spider-Man: Miles Morales' y 'Sackboy: Una aventura a lo grande'. Incluso la existencia de la Colección PlayStation Plus parece indicar que la propuesta inicial de Sony para la nueva consola es de continuidad: hacer lo mismo, pero de una manera más eficiente.

La nueva generación de Sony es mucho más

Superación. Esta es la palabra que mejor describe PlayStation 5: una consola que es más potente, silenciosa, cómoda e increíblemente rápida en comparación con su predecesora. La base de la nueva pieza cumbre de Sony es un hardware extremadamente sólido. El sistema está dispuesto para cumplir todas sus promesas y con el apoyo del nuevo SSD, estas llegan muy rápidamente. Una videoconsola que nos tiene reservadas muchas horas de diversión, intriga y pasión gracias un hardware que representa un auténtico salto generacional. Llega a España con un precio de 399,99 euros para la edición sin reproductor Blu Ray Ultra HD y 499,99 euros para la versión más completa del dispositivo. No obstante, el rendimiento de ambos sistemas es idéntico.

PlayStation 5 - Todos somos exploradores


Compartir en Twitter
Compartir en Facebook