Los televisores LCD ultradelgados de alta resolución de la serie D95 miden 3,44 centímetros de grosor en su parte más ancha, incluyen tecnología de 100 Hercios y, según la firma japonesa, suponen un nuevo paso hacia la "televisión del futuro" de las pantallas sin marco.

Asimismo, estarán equipados con un contraste dinámico de 15.000:1 y un sistema de audio de tres vías, y tendrán un consumo eléctrico de menos de 0,5 vatios en modo 'standby'.

En 2000, Sharp presentó el primer televisor LCD y siete años más tarde presentó modelo más grande del mundo, de 108 pulgadas (273 centímetros). A su juicio, la introducción de la serie D95 será "otro de los récords históricos" de la firma nipona.