20 de octubre de 2020
20.10.2020
La Opinión de Murcia
Investigación

Enfermedades infecciosas, ¿cuáles es mejor no tener a partir de los 20 años?

La gravedad de algunas patologías es mayor en adultos de 20 años que entre niños en edad escolar

20.10.2020 | 18:05
Un sanitario toma la temperatura a una paciente.

La primera revisión sistemática de cómo la gravedad de las enfermedades infecciosas cambia con la edad sugiere que el sistema inmunológico humano podría comenzar a perder la capacidad de proteger contra las infecciones antes de lo que se pensaba, según una nueva investigación publicada en la revista 'Scientific Data'.

Dirigido por la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, el estudio analizó datos de 32 enfermedades infecciosas diferentes, 19 virales y 13 bacterianas, buscando patrones de gravedad en diferentes edades utilizando tasas de letalidad y hospitalización.

Se encontró que la gravedad de la mayoría de las enfermedades infecciosas es más baja en los niños en edad escolar (de 5 a 14 años). Sorprendentemente, la gravedad fue mayor entre los adultos jóvenes de 20 años que entre los niños en edad escolar en muchas enfermedades, como la poliomielitis, el sarampión, el VIH, la tuberculosis, la tifoidea y la meningitis meningocócica.

Algunas infecciones muestran un aumento más lento de la gravedad con la edad después de la infancia, incluidos COVID-19, SARS, peste y hepatitis A y B, pero para la mayoría de las infecciones, este aumento comienza mucho antes de la vejez. El dengue fue la única infección más grave en los niños en edad escolar.

Estos hallazgos sugieren que el "envejecimiento inmunológico" puede comenzar mucho antes de lo que se pensaba anteriormente, con un aumento en la gravedad de muchas enfermedades infecciosas después de la niñez que se manifiesta a la edad de 20 años.

Los investigadores dicen que estos resultados podrían tener implicaciones importantes para la comprensión de la resistencia a las infecciones, la programación óptima de vacunas, el diseño de fármacos y las políticas de protección de la salud a lo largo de la vida.

La profesora Judith Glynn, autora principal de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, reconoce: "Sabemos que los bebés son particularmente vulnerables a las enfermedades infecciosas debido a su sistema inmunológico inmaduro, y los ancianos son vulnerables debido al deterioro inmunológico. Sorprendentemente, se sabe poco sobre cómo cambia la respuesta a la infección entre estos extremos de edad".

"El hallazgo de que el 'envejecimiento inmunológico' podría comenzar tan temprano como los adultos jóvenes podría ser un catalizador para nuevos enfoques muy necesarios sobre cómo se diseñan y programan los medicamentos y las vacunas, aunque esta resistencia a la infección podría ser atribuible a otros aspectos fuera de la función inmunitaria", añade.

Para revelar estos patrones de gravedad de la enfermedad en diferentes grupos de edad, los investigadores recopilaron más de 140 conjuntos de datos con información sobre la gravedad de la enfermedad para más de 30 infecciones bacterianas y virales diferentes. Estos incluyeron estudios de la era anterior a los antibióticos y a las vacunas, para comprender las respuestas naturales a la infección.

Descubrieron que, si bien la mayoría de las enfermedades tienen la gravedad más baja en los niños en edad escolar, para muchos la gravedad aumenta en los adultos jóvenes. La gravedad fue mayor a la edad de 20 años para la poliomielitis, la fiebre tifoidea, la tuberculosis, el sarampión, la viruela, la varicela, el VIH, la mononucleosis infecciosa y la fiebre amarilla.

Del ébola a la fiebre de Lassa

Las enfermedades infecciosas que mostraron una mayor gravedad a partir de los 20 años incluyeron el ébola, la meningitis meningocócica, el cólera, la escarlatina y la fiebre de Lassa. Algunos tuvieron un aumento más lento de la gravedad después de la infancia, incluida la gripe estacional, la brucelosis y la infección aguda por hepatitis B, donde la enfermedad grave era más común a partir de los 30 años.

Para el SARS, COVID-19, MERS-CoV y la gravedad de la hepatitis A aumentó a partir de los 40 años. El COVID-19 y el SARS parecen tener una variación más extrema en la gravedad por edad que otras infecciones, con una enfermedad predominantemente muy leve en los niños y altas tasas de letalidad en los ancianos.

La profesora Glynn agrega que "extraordinariamente, la información sobre las respuestas a las infecciones por edad nunca se había reunido anteriormente para una amplia gama de infecciones, y las razones de la variación en la gravedad fuera de los extremos de la edad apenas se han explorado".

"Nuestros resultados sugieren una respuesta inmune máxima se alcanza durante la edad escolar, y luego comienza a disminuir mucho antes de lo que se piensa actualmente, a partir de los 15 años en algunos casos -prosigue-. También vemos patrones de edad en las respuestas inmunitarias a algunas vacunas, en cómo el cuerpo maneja algunos infecciones virales, y en marcadores inmunes, que juntos apoyan nuestra interpretación".

Si bien los adolescentes y los adultos pueden estar expuestos a dosis más altas del agente infeccioso, lo que aumenta el riesgo de infección, la relación con la gravedad de la enfermedad es menos constante y la dosis infecciosa no puede explicar el aumento continuo de la gravedad durante la edad adulta.

Las comorbilidades también tienden a aumentar con la edad, pero generalmente son bajas en los adultos jóvenes, por lo que es poco probable que expliquen el aumento de la gravedad.

Se requiere más investigación sobre los mecanismos del envejecimiento inmunológico y cómo los niños en edad escolar son más capaces de resistir las infecciones, a fin de informar nuevos enfoques para el diseño de medicamentos o vacunas. Comprender la diferente capacidad de recuperación de niños y adultos a las infecciones debe orientar las políticas, incluidos los programas de vacunación y el papel del cierre de escuelas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook