01 de julio de 2020
01.07.2020
La Opinión de Murcia
Fertilidad

UR La Vega lanza una campaña para medir la fertilidad femenina y prevenir problemas de embarazo

01.07.2020 | 11:25
UR La Vega lanza una campaña para medir la fertilidad femenina y prevenir problemas de embarazo

Los especialistas en reproducción asistida han comprobado que el termómetro de la edad no es el único a tener en cuenta para determinar las probabilidades de embarazo. También es importante especificar la capacidad ovárica, ya que el ritmo de pérdida de los óvulos es diferente en cada mujer.

Las mujeres en edad fértil pueden realizarse un estudio de fertilidad sin coste alguno en la Unidad de Reproducción La Vega mediante un estudio de reserva ovárica. El equipo médico del centro de fertilidad le informará sobre el número de folículos que reúnen sus ovarios y resolverá todo tipo de dudas sobre fertilidad y su preservación, con el propósito de que en un futuro puedan ser madres con sus propios óvulos sin necesidad de recurrir a los de una donante.

El centro de fertilidad ubicado en el hospital HLA La Vega lanza esta campaña de prevención para informar sobre salud reproductiva, asesorar sobre las técnicas de reproducción asistida que pueden solucionar problemas de infertilidad y dar a conocer los actuales e innovadores procedimientos para preservar la fertilidad y programar la maternidad en el momento en el que la mujer o la pareja decida formar una familia.

El estudio de reserva ovárica está dirigido a mujeres jóvenes de entre 25 y 35 años para que puedan conocer sus posibilidades de ser madres y programar su maternidad en función del diagnóstico con tan solo cerrar una cita con el centro de fertilidad contactando en el teléfono 968 272 160.

La importancia de la reserva ovárica
La reserva ovárica es el número de óvulos que la mujer dispone en sus ovarios desde su nacimiento hasta la menopausia. Esta es la razón por la que la edad es fundamental ya que, con la actual tendencia a retrasar la maternidad, los problemas para lograr el embarazo crecen como consecuencia de una baja reserva ovárica.

A pesar de que hoy en día las mujeres llegan a los cuarenta años en un magnífico estado de salud, a partir de esa edad puede empezar a decaer la función ovárica femenina, lo que se va acentuando con el paso del tiempo hasta alcanzar la menopausia.

"Uno de los problemas de infertilidad más comunes que encontramos en nuestra unidad de reproducción es una reserva ovárica disminuida y los tratamientos de estimulación de ovulación son reducidos, por lo que obtenemos un bajo número de óvulos, y esto a su vez disminuye las probabilidades de éxito, fundamentalmente en mujeres por encima de los 38 años. En edades más avanzadas el problema se acrecienta porque la edad afecta también a la calidad de los ovocitos", explica el doctor Manuel Lloret, responsable de la UR La Vega.

¿Cómo se mide la reserva ovárica?
Mediante una ecografía vaginal entre el segundo y quinto día de menstruación los especialistas realizan el recuento de folículos antrales albergados en el interior de un óvulo inmaduro. A mayor cantidad, mayor es la reserva ovárica.

En función del diagnóstico, si la paciente lo desea, el examen puede completarse con un análisis de sangre en cualquier momento del ciclo para medir la hormona antimúlleriana que es la que segregan los folículos, cuánto más alta es esta hormona, mayor es la reserva ovárica.

Los especialistas de la UR La Vega recomiendan a las mujeres en edad fértil que no tengan planes de maternidad a corto plazo realizar el test de reserva ovárica, ya que hoy día existe la posibilidad de preservar la fertilidad con la congelación de los óvulos mediante el proceso de vitrificación, para poder ser madre en un futuro con óvulos propios con las mayores garantías de éxito.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook