04 de agosto de 2019
04.08.2019
Oftalmología

Cómo protegerse los ojos en verano

Los expertos aconsejan que operarse la vista en los meses estivales es una buena opción

04.08.2019 | 14:51
Cómo protegerse los ojos en verano

En verano nos encontramos continuamente expuestos al sol y tomamos medidas para protegernos de los problemas que causan los rayos solares con gorras, mucha agua o no exponernos al sol durante las horas centrales del día. Pero es indudable que pasamos más tiempo al aire libre, lo que supone que nos expongamos con mayor frecuencia al sol. Expertos oftalmólogos explican que es probable que se desarrollen ciertas enfermedades oculares como pueden ser cataratas, quemaduras en la córnea, degeneración macular a causa de la edad e, incluso, tumores en el ojo. No hay que asustarse, solo llevar precaución y evitar riesgos irreversibles conociendo los riesgos a los que se exponen los ojos en verano.

Consejos para proteger los ojos

  • Protege tus ojos de los rayos ultravioletas y de las degeneraciones maculares. Utilizar unas buenas gafas de sol puede evitar problemas oculares como la queratitis actínica, que tiene efectos como dolor, rojez en el ojo o lagrimeo durante varios días. Eso sí, para que esto sea efectivo es necesario que tus gafas de sol estén homologadas con filtros UV. Si utilizamos gafas no homologadas, podríamos estar perjudicando nuestra vista en vez de beneficiándola. Además, la exposición prolongada al sol puede provocar cataratas y degeneraciones maculares.
  • Regula el aire acondicionado. Con las altas temperaturas que tenemos en verano, es normal que el aire acondicionado esté a la orden del día. Ya sea en tu casa, la oficina o el coche, el aire acondicionado está presente durante este período. La mejor manera de que éste no repercuta en tus ojos y provoque sequedad es controlando la potencia y los tiempos de funcionamiento. Combate el calor este verano sin dañar a tus ojos, parpadea frecuentemente y olvídate del molesto bochorno.
  • El cloro en las piscinas puede resultar muy perjudicial para nuestros ojos a pesar de encontrarse totalmente en regla. Puede provocarnos irritación ocular y queratitis. El uso de gafas de bucear puede evitar problemas y los más pequeños disfrutar de la piscina sin riesgos para sus ojos.

Operarse la vista en verano

Todos los años lo pensamos. Debería operarme de miopía o presbicia. Pero, ¿lo debemos hacer en verano?

Las gafas molestan en muchas circunstancias: cuando nos arreglamos especialmente para un evento, cuando practicamos deporte, cuando hace mucho sol, cuando vamos a la playa y no vemos con nitidez al salir del agua. Muchas de estas situaciones se producen más en verano.

La operación de miopía es muy poco invasiva, rápida e indolora. Es importante escoger una época tranquila si decidimos operarnos con el fin de recuperarnos sin prisas y la época estival es un buen momento.

Cada día es más frecuente que haya pacientes no aptos para someterse a la cirugía refractiva y el verano es una buena época para informarnos. Estos pacientes son aquellos que no pueden ser intervenidos con láser por las características de su ojo o su alta graduación. La cirugía dura minutos, es reversible y elimina las gafas de forma definitiva a la mitad de los pacientes no aptos por alta miopía, ojo seco o cornea fina.

La cirugía refractiva con lente intraocular o lentes fáquicas es una alternativa a la cirugía láser. Permite corregir el defecto refractivo implantando unas lentes a la vez que respetamos el cristalino natural en aquellos pacientes que todavía son jóvenes, menores de 40 años, y no padecen vista cansada o presbicia.

Con esta técnica se puede operar a los menores de 40 años que no pueden realizarse láser para corregir su defecto refractivo por problemas de córnea, en general córnea fina u ojo seco. Se usa en miopía, hipermetropía y astigmatismo y por lo general en graduaciones superiores a siete dioptrías en miopía.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook