30 de junio de 2019
30.06.2019
La Opinión de Murcia
Vida sana

El verano, una oportunidad para mejorar los hábitos alimentarios

La mitad del plato ha de contener frutas y verduras y la otra mitad granos integrales o enteros así como también legumbres

30.06.2019 | 04:00
El verano, una oportunidad para mejorar los hábitos alimentarios

Ha llegado el verano y con él las vacaciones escolares, es un buen momento para comer en familia y mejorar la alimentación. Durante muchos años, la clásica pirámide de alimentos ha sido la imagen de referencia cuando se hablaba de alimentación. Todo un éxito de marketing que partió del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos. Después ha habido muchas modificaciones y se ha utilizado por distintos organismos y países. También en España, el Ministerio de Sanidad y a través de la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición la adoptó en la Estrategia para la Nutrición, Actividad Física y Prevención de la Obesidad (NAOS).

Sin embargo, desde hace años expertos en nutrición de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard optó por un icono diferente: un plato. Esta imagen poco a poco ha ido calando a la hora de hablar de alimentación saludable. Recientemente, el Departamento de Nutrición de la Escuela de Salud Pública de Harvard ha publicado El plato para comer saludable para niños en español. ¿En qué consiste?: La mitad del plato ha de contener frutas y verduras, más verduras que frutas. Verduras que serán variadas y hacen hincapié en que las patatas no cuentan, no son verdura y no deben formar parte de esta mitad del plato. Las frutas de todos los colores, mejor enteras que en zumos y si acaso se toma zumo natural que sea un vaso pequeño al día.

La otra mitad del plato debe contener granos integrales o enteros: trigo integral, arroz integral, etc., es decir, cereales mínimamente procesados. También debe incluir legumbres: lentejas, garbanzos, alubias, guisantes€ Así como proteínas y grasas saludables en forma de frutos secos, carnes, pescados y huevos. Se deben evitar los embutidos, salchichas y limitar las carnes rojas.

En cuanto a los aceites hablan de aceites saludables, pero en la cocina mediterránea el rey es el aceite de oliva virgen extra.

En cuanto a los lácteos, no determinan un volumen diario a consumir, pero sí es necesario señalar que no se consuman lácteos con sabores añadidos pues van enriquecidos en azúcar. Lo mismo ocurre con los yogures, mejor los naturales o griegos sin azúcar.

Como bebidas solo se recomienda el agua, debe formar parte de la mesa y es la mejor opción para calmar la sed.

Por último, se incorpora la recomendación de ejercicio físico, con la frase de «manténgase activo». En este sentido, las recomendaciones del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social merecen una lectura. Están estructuradas por edades. En los que no caminan, juegos en el suelo o actividades supervisadas en el agua. A partir de que caminen, promover progresivamente que sean físicamente activos durante al menos 180 minutos al día (3 horas), distribuidos a lo largo del día, incluyendo todo tipo de actividad física, estructurada o juego libre. A partir de los 5 años, al menos 60 minutos de actividad física, de moderada a vigorosa, y al menos tres días a la semana de actividad vigorosa, fortalecimiento muscular y mejora de la masa ósea que incluyan los grandes grupos musculares.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook