06 de octubre de 2014
06.10.2014
Sociedad Española del Dolor

El dolor crónico afecta más a las mujeres y los mayores de 60 años

Uno de cada cinco españoles padece esta dolencia a la que se hace frente con diversidad de tratamientos

06.10.2014 | 17:38
Un paciente se queja de un dolor.

Alrededor de uno de cada cinco españoles padece dolor crónico, siendo este problema el principal síntoma del 42,8 por ciento de los pacientes que acuden a los servicios de Urgencias, según ha informado este viernes el secretario de la Sociedad Española del Dolor (SED), Victor Mayoral, con motivo de la celebración del Día Mundial contra esta afectación.

El dolor crónico está considerado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como una enfermedad y, por ello, su tratamiento debe ser un "derecho". Se trata de un problema que merma considerablemente la calidad de vida de quienes lo padecen e influye de forma "negativa" en su entorno social, laboral y en sus relaciones personales.

Según datos de la SED, el 54,9 por ciento de la población ha padecido dolor en los últimos meses y, si se tienen en cuenta las cefaleas, dolores postoperatorios y oncológicos, este porcentaje se eleva hasta el 61,5 por ciento.

Las personas a las que más les afecta son a las mujeres, a los mayores de 60 años y el tiempo medio de duración es de unos 9,1 años. No obstante, el 35 por ciento de los pacientes lo sufre durante toda su vida. "Los dolores más frecuentes son los lumbares, los de los huesos o una combinación de ambos", ha recalcado Mayoral.

Respecto al tratamiento, los datos que maneja la sociedad indican que el 58 por ciento de los pacientes consideran que la terapia es "inadecuada" y que deberían mejorar su efectividad. Además, el 24 por ciento de los que sufren dolores leves y el 8 por ciento de los que lo padecen de forma severa no se tratan.
Todo ello tiene también consecuencias económicas "importantes", dado que se estima que su coste es de alrededor de un 3 por ciento del PIB europeo. En este sentido, el secretario de la SED ha informado de que el 41,8 por ciento de las personas que tienen dolor severo no pueden ir a trabajar y, de los que sí acuden a sus puestos de trabajo, el 74 por ciento reconoce que ha perdido su capacidad productiva.

Por otra parte, el vocal de la Junta Directiva de la SED, Juan Pérez Cajaraville, ha informado de que el año 2014 se ha dedicado a la investigación y divulgación del dolor orofacial. Una enfermedad que afecta a más de dos tercios de los pacientes que acuden al maxilofacial, otorrinolaringólogo u oftalmólogo.

"El problema de este dolor es que no pertenece a ninguna especialidad concreta y por eso hay que englobar a muchos especialistas, lo que hace que su diagnóstico y tratamiento se retrase", ha apostillado Cajaraville.

Y es que, el 51 por ciento de los pacientes que lo padecen lo sufren desde hace más de seis años y un 17 por ciento lo soportan desde hace más de dos años. Además, tal y como han explicado los expertos, la pérdida de horas laborales en estos enfermos es de 6,4 horas, frente a las 0,25 de los pacientes que tienen patología orofacial que no cursa con dolor.

"Cuando te comienza el dolor es horrible porque vas pasando de consulta en consulta y nadie sabe lo que tienes", ha narrado Susana Vera, paciente con neuralgia del trigémino, un trastorno de dolor unilateral caracterizado por dolencias breves pero "muy intensas". "Lo que padezco es de una intensidad tan fuerte que me incapacita para hacer una vida social, familiar y laboral normal", ha apostillado.

Dicho esto, la paciente ha destacado la necesidad de que los médicos de Atención Primaria tengan una mayor formación sobre esta patología, al igual que los especialistas, para que deriven "a la mayor brevedad posible" a estos pacientes a una unidad del dolor.

Estas declaraciones han sido corroboradas por la portavoz de la SED, Concepción Pérez Hernández, quien, no obstante, ha recordado que los médicos de Atención Primaria no pueden derivar a estas unidades y, ha lamentado que el dolor no se estudie en las facultades de Medicina.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook