26 de agosto de 2014
26.08.2014
Recomendaciones para viajar

Destinos de viajes para cada enfermedad

La costa es mejor para los que padecen hipertensión, mientras que la montaña es recomendable para los que sufren rinitis alérgicas

26.08.2014 | 12:58
Si se padece de rinitis alérgicas, los destinos de montaña son aconsejables

A la hora de elegir el destino de las vacaciones, sería conveniente que, además de decidirte por el norte, el sur o una aventura en el extranjero, tuvieses en cuenta cuál puede ser el lugar más adecuado en función de tu estado de salud.

Para facilitarnos el trabajo, 'tuMédico.es' ha elaborado una serie de recomendaciones generales. No obstante, no dudes es consultar a tu médico especialista para asegurarte y disfrutar de un viaje ideal.
Si padeces hipertensión, el médico internista Joaquín Capdevila considera que "te vendrá mejor un destino de costa", ya que la presión arterial aumenta a medida que nos alejamos del nivel del mar. Si por el contrario eres hipotenso, "los lugares montañosos resultarán más favorables para tu salud". Para evitar bajadas repentinas de tensión, el experto advierte sobre la importancia de "no realizar ejercicio físico durante las horas centrales del día y la vigilancia de la exposición al sol".

En caso de sufrir rinitis alérgicas, "los destinos más aconsejables son los de montaña o media montaña", ya que la presencia de ácaros y de contaminantes en la atmósfera es inferior y el período de polinización es más corto. Si eres alérgico a las picaduras de insectos "debes ser especialmente cuidadoso cuando viajas" y Capdevila recomienda que "consultes con un alergólogo la conveniencia de llevar medicación parenteral para su seguridad".

Si tienes riesgo de tener alergia alimentaria, "no te quedes sin preguntar la composición de los platos, salsas y guarniciones que te sirvan", ya que en periodos vacacionales se tiende a probar nuevos sabores que "no sabemos cómo afectarán a nuestro organismo".

Dermatitis atópica, enemiga de los baños en la piscina

Por lo que se refiere a la dermatitis atópica, Capdevila considera que lo mejor es que "no entres continuamente en la piscina", pues el cloro que contiene el agua es un agente irritante de la piel que" puede agravar los eccemas". Si lo haces, "no olvides aplicarte cremas de barrera antes de bañarte", aconseja.
La psoriasis es también un problema de la piel, pero que sí precisa de contacto con agua salada y humedad de la costa para aliviar sus manifestaciones. ¡Si lo padeces, prepara tu bolsa de la playa!

Por otro lado, "te conviene elegir climas templados o incluso fríos si tienes varices" para pasar el verano, ya que eso hace paliar algunos de los síntomas de esta patología. Si decides ir a la playa, es importante que "no te expongas al sol y des largos paseos por la orilla", aconseja. A la hora de realizar viajes de larga duración, Capdevila hace hincapié en no cruzar las piernas y caminar durante unos minutos cada dos horas aproximadamente.

En cambio, si tu dolencia frecuente es la cefalea, debes tener en cuenta que aparece cuando superas los 2.000 metros sobre el nivel del mar, debido a la disminución del oxígeno del aire. Además, la exposición solar, las altas temperaturas, tomar bebidas o alimentos excesivamente fríos, el aumento de la presión atmosférica o la deshidratación "son algunos factores que pueden desencadenar crisis migrañosas", alerta el experto.

Por otra parte, "olvídate del buceo si eres susceptible a sufrir infección de otitis", recuerda el doctor, porque el contacto excesivo con el agua y el aumento de presión a medida que se desciende "pueden agravarla". Por el mismo motivo, los viajes en avión también "pueden convertirse una tortura".

Si eres diabético, evita los bufés libres

Si eres diabético "no tienes por qué condicionar la decisión sobre tu destino", asegura Capdevila. Eso sí, a la hora de planificar el viaje, se recomienda prescindir de los formatos "todo incluido", pues dificultan el control sobre los menús. Asimismo, deben "evitarse en la medida de lo posible los bufés libres" en los que se tiende a comer en mayor cantidad.

Por último, en el caso de que seas asmático, el especialista aconseja "pasar el verano en lugares de media montaña", donde la concentración de contaminantes en la atmósfera es muy baja, el período de polinización es muy breve y el clima seco favorece que la proliferación de ácaros es sea inferior.
 

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook