mascotas

Las razas de perros más miedosas del mundo, según los expertos

Hay diversos factores que hacen que un perro tenga más miedo, además, hay razas más propensas a tenerlo que otras, estos son los motivos

El miedo es una emoción que aparece cuando nos sentimos en peligro. Es un mecanismo que tiene nuestro cuerpo para reaccionar rápidamente en situaciones peligrosas o que cree que lo son. A los perros les ocurre lo mismo, sin embargo, pasar mucho tiempo del día con miedo es perjudicial para su salud, además de afectar a la relación con el dueño. Hay razas de perros que son más propensas a tener miedo o más miedosas, a continuación te explicamos cuáles son y por qué.

Un estudio analiza el miedo de los perros

La Universidad de Helsinki, recientemente ha realizado un estudio en el que analiza cuáles son los factores que hacen que un perro tenga más miedo que otro. Para ello, se analizó el comportamiento de más de 14.000 perros y sacó estas conclusiones:

Por un lado, concluyó que los que viven en zonas urbanas tienden a ser más miedosos que los que están en ambientes rurales. También, es más normal que se manifieste el miedo en las hembras que están castradas y en los perros de pequeño tamaño, así como en los que realizan una menor actividad física, por lo que, un dueño más activo, ayuda a que el perro no tenga miedo.

También, se advierte que es más fácil que el miedo se manifieste en los que son adultos, concretamente a partir de los dos años, las fobias, por ejemplo a ruidos fuertes, pueden agravarse.

El perro más miedoso

El citado estudio señala que la raza Wheaten Terrier, es la más valiente. Se trata de una raza irlandesa, usada para cazar las ratas de las granjas. También destacan el Cairn Terrier y el Corgi galés.

En el polo opuesto se encuentra el perro de agua y el pastor de Shetland. "Las diferencias entre las razas apoyan la noción de que los genes tienen un efecto sobre el miedo. Este estudio nos proporciona herramientas para mejorar el bienestar de nuestro perro: una socialización diversa en la etapa de cachorro, un estilo de vida activo y unas elecciones de cría cuidadosamente realizadas pueden reducir significativamente el miedo social", señala el estudio.