Si tienes un perro o un gato, en muchas ocasiones cuando abres la lavadora aparecen sus pelos por todas partes, más si lavas sus juguetes, mantas o la funda de la cama y en especial en las épocas de muda.

De hecho, a veces pueden llegar hasta a atascar el filtro y si se quedan en el tambor toda la ropa que laves saldrá de la lavadora llena de pelos, aunque por suerte hay un truco que acaba con esto de raíz.

Es inevitable tener pelo en casa

Uno de los inconvenientes de convivir con perros o gatos en casa son los pelos. Puedes limpiar más y tener menos cantidad, pero lo cierto es que hay poco que hacer y sus cabellos siempre te van a vencer.

Eso sí, lo que sí vas a conseguir es que la ropa salga limpia de la lavadora y que esta no se quede llena de pelos, manchando la ropa de todos los habitantes de la casa.

¿Cuál es el truco definitivo?

Seguro que has llegado hasta aquí con ansia por saber si hay algo para que la ropa salga sin pelos de tu mascota de la lavadora, y la solución es barata y sencilla, pues consiste en meter un estropajo en la lavadora junto con la ropa.

No es ningún estropajo especial, sino los clásicos amarillos y verdes que se venden para lavar a mano (a veces se encuentran como "salvaúñas") y que al meterse en la lavadora conseguirán que los pelos se queden en la parte verde, pegados como por arte de magia.

También sirve meter una esponja con una bola para recoger pelos, que se encuentran en internet en muchas tiendas online, aunque lo cierto es que el estropajo se compra en cualquier supermercado en paquetes de tres a un precio muy bajo.

Poniendo un poco de tu parte cepillando más al perro y aspirando la casa, con este truco al fin vas a poder llevar la ropa limpia de pelos, como si no tuvieses mascota, aunque el resto de la vivienda seguirá estando llena de ellos.