Kiosco

La Opinión de Murcia

Si ellos hablaran

Mil delitos anuales contra animales

Mil delitos anuales contra animales

Los datos los ha ofrecido el Seprona y hacen referencia solo a sus actuaciones. No recogen las que desarrollan los demás cuerpos de seguridad del Estado.

Seprona, policías autonómicas en algunas comunidades más que en otras, y, sobre todo, policías locales por su número y proximidad, son el gran eje sobre el que recae la investigación de todas aquellas infracciones o delitos contra los animales.

Por eso, cuando el Seprona, referente internacional en materia de protección del medio ambiente, ofrece sus datos anuales, todos debemos estudiarlos seriamente, dado el rigor y seriedad con los que se confeccionan.

Según éstos y sólo durante el 2021, 4.500 personas fueron investigadas por 5.700 infracciones penales, de las que 552 fueron detenidas por cometer un millar de delitos. Sólo a través de este cuerpo, se tramitaron 300.000 infracciones administrativas, de las que 11.344 estaban relacionadas con la tenencia inadecuada de animales y casi 9500 por temas de sanidad animal.

A las anteriores, habría que sumar todas las que los ayuntamientos por idénticos motivos desarrollaron y cuyos datos desconocemos pero que, evidentemente, multiplican las cifras anteriores por varios dígitos. Es normal. Desgraciadamente, prácticas como el abandono de animales, la tenencia en condiciones inadecuadas o las terribles peleas de gallos, son una realidad constante en nuestro país y, en el caso de estas últimas lo que es peor, ya una forma de vida para muchas personas.

En su informe, el Seprona también destaca algunas operaciones importantes del 2021, como la que llevó a cabo en Granada por las condiciones en las que se mantenían a algunos animales, a los que a su vez les cortaron las cuerdas vocales para que no se oyeran sus ladridos, o la que desarrolló contra el tráfico ilegal de angulas con destino al mercado asiático. Además de todo lo anterior y por si fuera poco, también llegaron a incautar más de 350 animales protegidos, a los que en muchos casos aún no han podido reubicar al no disponer el gobierno de centros para su recepción.

Imposible conseguir tanto con tan pocos medios, si no fuera por la infinita vocación de los agentes que la forman. En cualquier caso, su informe dibuja un panorama desolador en España para los animales, lo que, entre otras muchas cosas, demuestra que los anuncios del gobierno prometiendo mejoras al respecto, de momento son sólo eso, simples anuncios y meras promesas.

Compartir el artículo

stats