Este 5 de enero ha entrado en vigor la nueva Ley de Protección Animal, que supone un paso adelante importante en la defensa de los derechos de las mascotas, esto incluye todos los animales domésticos (perros, gatos, pájaros...). A continuación te explicamos todos los cambios que incorpora, entre los que destaca que las mascotas, a efectos legales, son ya miembros de las familias.

Los perros, un familiar más

Para la implementación de esta ley, ha sido necesaria una reforma del Código Civil, la Ley de Enjuiciamiento Civil y la Ley Hipotecaria, que ha dado como resultado que los perros dejen de ser considerados objetos y pasen a ser a efectos legales un miembro más de la familia.

Para ello, se aprobó el pasado 15 de diciembre la ley 17/2021, que adapta el Código Civil a este nuevo marco, cambiando las relaciones de convivencia establecidas entre humanos y mascotas. Al no especificar el texto la fecha en la que entra en vigor, se le aplica el principio de 'vacatio legis', que señala que dicha normativa entra en vigor 20 días después de su publicación en el BOE.

Las mascotas son, desde el 5 de enero, un miembro más de la familia.

Medidas a destacar

La principal novedad de la noram es que, desde el 5 de enero, los perros, gatos, pájaros y otro tipo de mascotas, pasan a ser “seres vivos dotados de sensibilidad” y miembros de la familia regula la custodia compartida de los animales de compañía en caso de divorcio o separación, con lo que ya no podrán ser ni embargadas las mascotas ni hipotecadas, además de que ya no podrán ser abandonadas ni se les podrá infligir ni sufrimiento ni dolor. Esta modificación también impide que se usen como herramienta en la violencia de género.

Cambios en la custodia

Como ya se ha señalado, también se implementan cambios en el Código Civil que, a efectos prácticos señala que los dueños de la mascota deben ejercer los derechos y cuidados en las mismas. Además, en caso de divorcios, los jueces podrán tener en cuenta las nuevas necesidades de los animales.

También, con esta ley, el juez podrá acordar la participación de los implicados en los gastos de cuidado y manutención, así como decidir dónde debe vivir, valorando el bienestar del animal

Por último, cabe señalar que con la reforma de la Ley Hipotecaria, los cambios introducen que, en las explotaciones ganaderas e industriales, los animales dejarán de estar incluidos en las hipotecas, así como dejan de ser bienes embargables.