Todos los años se celebra el día mundial del animal, pero ¿cuándo nació el primer perro? ¿Para qué se crearon las razas? ¿Por qué es el mejor amigo del hombre?

El primer perro nació hace 18.000 años en Europa. Por aquel entonces los hombres eran cazadores y tenían la costumbre de quedarse con crías de lobos hasta que alcanzaban la madurez y marchaban en busca de su manada. Sin embargo, en aquella época y por primera vez, un lobo decidió renunciar a su estirpe y quedarse junto al hombre. A partir de ese momento, sus crías y las crías de sus crías seguirían sus pasos ayudando al hombre primero en su labor de caza y, posteriormente, en la guarda del ganado y de los alimentos recolectados. De esa forma, algunos canis lupus se convirtieron en canis lupus familaris, convirtiéndose en los primeros perros.

Sin embargo, su evolución no se detuvo ahí, al contrario, siguió hasta nuestros días dando lugar a las 343 razas que actualmente existen, de las que la mayoría se crearían como resultado de una cría selectiva realizada por el hombre durante los siglos XVIII y XIX, siempre en busca de una determinada estética o una concreta funcionalidad.

Y es que los perros, además de las tareas de pastoreo y caza, han realizado muchas otras a lo largo de la historia. Por ejemplo, en las grandes cocinas del siglo XVI los perros eran dispuestos para que corrieran sobre tornos de madera haciendo girar unas veces la carne sobre el fuego y otras batiendo la mantequilla o mezclando el grano. También en las sastrerías industriales de Francia eran usados para hacer funcionar las máquinas de coser que confeccionaban los trajes militares.

Es fácil pensar que los perros de pequeño tamaño usados para esos fines nada tienen que ver con alguno de esos grandes alanos de más de ochenta kilos, cruce de dogo y mastín, que ya en su día también llevaron a América los conquistadores españoles. Sin embargo, no es así. Al fin y al cabo, todos tienen los mismos genes y cromosomas, ordenados además de idéntica forma.

Por eso, pese a sus diferencias físicas, los perros se han ganado el título de mejor amigo del hombre porque, por encima de todo y entre otras muchas cosas, sienten un infinito amor hacia este, que, en realidad, solo termina cuando se acaba su propia vida.