21 de diciembre de 2019
21.12.2019
La Opinión de Murcia
Mascotas
Si ellos hablaran

Perros atados ante comercios y otras aclaraciones

21.12.2019 | 16:46
Perros atados ante comercios y otras aclaraciones

Me piden varias asociaciones que aclare mis manifestaciones en un artículo publicado en este periódico en el que se denunciaba el robo de perros atados a la puerta de comercios y, también, sobre otras declaraciones mías recogidas en la portada de una revista. Se lo agradezco porque así podré explicarme mejor.

Sobre los robos, manifesté en su día que, efectivamente, hay personas que los roban y que hay que tener mucho cuidado con los mismos. También añadí que, incluso, a veces, algunas personas animalistas, al verlos atados, los sueltan para rescatarlos y ayudarles ante la sospecha de que hayan podido ser abandonados. No quise manifestar, por supuesto, que se tratara de todo el colectivo animalista. Tampoco que esos animalistas los robaran. La noticia no lo dejó claro y por eso pido disculpas si alguien pudo sentirse ofendido. Mi única intención era alertar del peligro de dejarlos solos sin vigilancia en la puerta de los comercios, alerta que, por cierto, dadas las fechas de compras en la que estamos, les reitero.

También algunos colectivos se han sentido molestos por unas supuestas manifestaciones mías aparecidas en una revista en las que, refiriéndome a los animalistas, aparentemente, declaraba: «Cuídense de ellos, son muy peligrosos». Pues bien, la realidad es que nunca hice dichas declaraciones. Lo que hizo la revista fue, citando la fuente, trocear un artículo mío y extraer dicho titular de su contexto, perdiendo así su sentido. Cito el párrafo concreto de mi artículo en el que, refiriéndome al animalismo y dentro de un análisis más completo sobre el mismo, decía: «Cuando un movimiento en poco tiempo adquiere tanta fuerza, siempre hay personas que se envuelven con su bandera por simple interés.

Cuídense de ellos, son muy peligrosos. Quien se dedica a proteger a los animales no debe buscar cargos, ni suelos de moquetas, ni despachos de parquet. Debe ser feliz, simplemente, paseando a perros abandonados, limpiando cacas en cualquier albergue o quitándoles infestas garrapatas incrustadas en su piel».

Es evidente, por tanto, que no me refería a todos los animalistas, sólo a aquellos que se introducen en el movimiento en busca de oscuros intereses.

Una vez aclarado todo esto, les deseo que pasen unas felices fiestas y les recuerdo que, en navidad, la protección hacia los animales continúa.

La semana que viene, más.  

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook