24 de noviembre de 2019
24.11.2019
La Opinión de Murcia
Mascotas
Si ellos hablaran

Gatos con dos caras y perros con el rabo en la cabeza

Dúo es una gatita negra que tiene dos caras. Narwhal es un perro que ha nacido con el rabo entre las cejas.

24.11.2019 | 04:00
Gatos con dos caras y perros con el rabo en la cabeza

La gatita Duo nació con un defecto congénito llamado diprosupus. Se trata de una duplicación craneofacial, es decir, posee una sola cabeza pero dos caras. Evidentemente, este problema, normalmente, es letal. Por eso, seguramente, su madre la rechazó al nacer, pero cayó en manos de otra madre, en este caso padre de naturaleza humana, que decidió luchar por ella. Acaba de cumplir cuatro meses.

Existen casos parecidos al de Dúo en Argentina o Australia e, incluso, existió una vez una gata que nació con dos bocas, dos orejas y tres ojos, y consiguió vivir más de doce años, entrando a formar parte del libro Guinness de los récords.

Otro caso que se ha hecho viral estos días es el del perro Narwhal. Tampoco su nombre es casual. Narwhal es el nombre de un famoso unicornio mágico. En su caso se trata de un precioso cachorro golden retriever que ha nacido con un rabo en la cabeza. El hecho también se ha producido en Estados Unidos pero, en esta ocasión, desgraciadamente, el animal ha sido abandonado por su familia humana.

Son animales que han nacido con una singularidad que les hace, si cabe, más especiales. Se calcula que en torno al 3 por ciento de todas las crías de animales nacen con alguna malformación, que puede ser desde leve como en Narwhal hasta más grave como en Dúo. Las causas que las provocan son, principalmente, genéticas y ambientales, incluidas, por supuesto, aquellas causadas por elementos contaminantes o radiactivos.

Muchas de esas crías, la mayoría, mueren por el propio rechazo de sus madres, que saben las dificultades que tendrán para sobrevivir. Otras, por el contrario, como Dúo o Narwhal, sobreviven gracias a los avances veterinarios y a algunos seres humanos. Al fin y al cabo, no es tan raro, igual que hay gente capaz de abandonarlos, hay también otros dispuestos a luchar por salvarlos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook