14 de octubre de 2018
14.10.2018
Mascotas
Pensamientos animalistas

La esencia del gato feral

Los gatos nacidos en la calle rechazan el contacto con humanos, y hay que entenderlo

14.10.2018 | 04:00
La esencia del gato feral

El desconocimiento y la desinformación de los gatos ferales generan graves consecuencias para estos animales a todos los niveles. La mayoría de la gente gestiona casos, colonias y se relaciona con ellos sin entender lo que este concepto significa y que implica la existencia de unas necesidades y características especiales. Son animales que provienen de gatos domésticos que, en su mayoría, han sido abandonados y que han nacido en la calle sin contacto directo con el ser humano. Su entorno, su hábitat y, en definitiva, su hogar es la calle. Aunque al ser humano le cueste entenderlo, es el sitio donde ellos se han adaptado y del cual han hecho su forma de vida. A pesar de las duras condiciones de su situación, es lo que conocen y, por lo tanto, donde se sienten seguros. Para estos gatos, el ser humano es una amenaza. De hecho, de no ser así no sobrevivirían, puesto que somos su principal peligro. Están acostumbrados a ser libres y aunque algunos de ellos se pueden llegar a adaptar a vivir en una casa, lo adecuado no es eso. Lo correcto si se hace desde el respeto a su esencia y a sus necesidades especiales, es que desde las instituciones se empiece a trabajar para mejorar su calidad de vida y en educar a la población para que les entienda y les respete.
Les abandonamos y después invadimos su espacio con coches, gestos amenazantes, violencia y rechazo social. Cuando ellos lo único que quieren es vivir tranquilos. Es nuestra responsabilidad mantenerlos sanos, curarlos cuando estén enfermos, proporcionarles refugio, agua y comida. Además, un factor imprescindible es la esterilización, para controlar la superpoblación de colonias, disminuyendo de esta manera el riesgo de enfermedades, estrés, peleas y conflictos vecinales.

Por lo tanto, un gato feral normalmente no quiere contacto con humanos y hay que respetarlo. Es un animal que quiere ser libre y es muy importante entender que para estos animales la calle es su casa y, tratándose de animales sumamente territoriales, lo peor que podemos hacer es sacarles de lo que para ellos es su hogar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook