"No hay pruebas de que el duque de Edimburgo ordenase la ejecución de Diana, y no hay pruebas de que los servicios de inteligencia u otro organismo del Gobierno la organizase", señaló Baker al empezar a resumir los puntos principales del caso antes de que los miembros del jurado se retiren a considerar el dictamen.

El juez agregó que las teorías de la conspiración argumentadas por el dueño de los grandes almacenes Harrods, el millonario egipcio Mohamed Al Fayed, no han tenido fundamento.

"No hay prueba alguna" para apoyar la afirmación de Al Fayed, quien cree que los servicios secretos, con el respaldo del marido de la reina Isabel II, participaron en una conspiración para impedir que Diana y Dodi Al Fayed pudieran casarse.

El resumen del caso es la fase final de un proceso judicial que empezó hace seis meses y con el que se quiere esclarecer la muerte de Lady Di y su novio, quienes perdieron la vida cuando el automóvil en el que viajaban se estrelló contra una columna del túnel bajo el puente del Alma, en París, el 31 de agosto de 1997.

Una vez concluido el resumen, que puede llevar horas o días, los once miembros del jurado deberán retirarse a deliberar.

Durante los últimos meses, más de 250 testigos prestaron declaración, tanto en el mismo tribunal como a través de videoconferencia desde el extranjero.

En la tragedia también perdió la vida el chófer del vehículo, Henri Paul, pero salvó la vida el guardaespaldas Trevor Rhys-Jones.

Dos investigaciones -una francesa y otra británica- concluyeron en su momento que la pareja perdió la vida en un accidente trágico.