"He decidido trasladarme a Suiza", aseguró Hamilton a la BBC, tras afirmar que en Inglaterra hay que "luchar duro para llevar una vida normal" ya que, entre otros inconvenientes, se pierde la capacidad para frecuentar lugares públicos.

Hamilton, que aseguró que había sido un "año muy difícil" en el que no había podido pasar apenas tiempo con sus amigos y familiares, puso dos ejemplos gráficos de sus problemas.

"No puedo ir al cine. Voy a los servicios en una gasolinera y todo el mundo viene a pedirme autógrafos. Es duro pero sabía que iba a ser así", sentenció el compañero de Alonso en McLaren.

La mudanza de Hamilton llega justo un día después de que su pueblo, Stevenage, anunciara el próximo nombramiento de una calle en su honor.

Respecto de su próximo país de acogida, Hamilton afirmó lo siguiente: "La gente no te aborda. Te dejan, te dan espacio", indicó.

Hamilton también tuvo palabras para la FIA, a quien acusó de haber ofrecido un trato "duro" a su escudería: "Obviamente han sido duros con nosotros, probablemente más que con los otros".

Además, el inglés se mostró satisfecho con la temporada que finalizó en el circuito brasileño de Interlagos. "Si me dices hace doce meses que iba a estar luchando por el campeonato del mundo y que iba a acabar segundo me habría mostrado muy feliz", indicó.