Cuando toca hablar de limpiar la cocina, pocas zonas de la misma dan más miedo que la campana extractora y el horno. Y es que, en estas se acumula una gran cantidad de grasa, polvo y restos de comida que toca limpiarlos para que no afecten a los platos que preparemos en ellos. Puede parecer una zona compleja y difícil de limpiar, sin embargo, con los productos y los consejos adecuados, se realiza de manera rápida y sencilla. Así pues, te contamos cómo limpiar la campana extractora y el horno de tu cocina.

Limpiar la campana extractora y el horno

Para quitar con éxito la suciedad de estos dos electrodomésticos, lo más recomendable es y usar un producto tan clásico como eficaz, hablamos del jabón beltrán. Para aplicarlo, basta con coger y un vaso de agua y echar un poco de este producto. Con dicha mezcla, debemos esparcirla por las paredes del horno y sus diferentes puntos para limpiarlo.

Este método, también sirve para la campana extractora. En este ocasión, hay que mezclar el jabón beltrán con agua caliente y, con la ayuda de una esponja, eliminar toda la suciedad que se va acumulando, frotando más en las zonas más sucias.

Hay que tener en cuenta que esto no es solo un tema estético, de esta forma acabaremos con las bacterias que hay en esa zona y podremos asegurarnos de que nuestra comida no se contamina.