07 de junio de 2019
07.06.2019

Ocho remedios caseros para sobrevivir a una ola de calor sin aire acondicionado

Reducir la humedad o utilizar plantas contra nos ayudarán a crear un ambiente placentero

07.06.2019 | 10:39
Ocho trucos para combatir el calor en verano.

Prácticamente desde que aterriza el invierno, mucha gente ya echa de menos el calor del verano, la playa y las vacaciones. Esa cuenta atrás, está cerca de llegar a su fin, pues los meses más calurosos del año ya se están dejando notar. El sol y las altas temperaturas alegran el día a muchas personas, sin embargo, cuando el calor se acumula en nuestro hogar llega a perjudicar nuestra comodidad. 

En estos casos, el aire acondicionado puede convertirse en nuestro mejor aliado para acabar con la ola de calor. Pero, las casas que no cuentan con estos aparatos pueden convertirse en un horno difícil de enfriar si no se sabe cómo. Muchas personas deciden no instalar un aparato de aire acondicionado por diferentes motivos, entre ellos, la salud, la economía o el cambio climático.

Si este es tu caso, te mostramos ocho pequeños trucos que te ayudarán a refrescar tu casa y generar un ambiente agradable y placentero.

Alejar las fuentes de calor innecesarias

Es importante no generar más calor del que ya penetra en nuestro hogar. Para ello, debemos apagar o alejar los equipos eléctricos cuando no los estemos utilizando y apagar las luces innecesarias.

Mantener las persianas bajadas y las cortinas cerradas

Abrir las persianas y ventanas antes de que amanezca puede ayudar a refrescar el entorno. ShutterStock

Si a primera hora de la mañana el ambiente de la calle es fresco, podemos abrir las ventanas y las persianas de nuestra casa para que salga el calor acumulado y entre aire limpio que refrigere el entorno. Cuando el sol haga acto de presencia y las temperaturas comiencen a ascender, es recomendable cerrar las persianas, ventanas y cortinas para evitar que nuestra casa adquiera temperatura. Si tenemos un balcón puede ser beneficioso abrir un toldo para evitar que los rayos del sol golpeen directamente nuestra casa.

El truco más efectivo: un ventilador y hielo

Con un ventilador, hielo y sal se puede conseguir un sustituto casero del aire acondicionado tradicional. Colocamos un cuenco de metal con hielo y sal delante de un ventilador, si es posible en los marcos de las ventanas dirigiendo el aire hacia el interior de la habitación. La sal hará que el agua helada esté por debajo del punto de congelación.

Ligeras corrientes de aire naturales

Aquellas ventanas por las que sale el aire deben abrirse completamente, procurando que sean siempre las que dan directamente a la calle. Por el contrario, las ventanas por las que entra el aire las debemos abrir solo un poco. En este caso deben ser las que dan a patios interiores, donde el aire es menor.

De esta forma conseguimos que se generen corrientes de aire naturales en la vivienda, al entrar por una ventana y salir por otra.

Cuidado con los tejidos

Los tejidos pueden ayudar a que nos sintamos más frescos. Tanto la ropa que vestimos, como las distintas telas con las que estemos en contacto han de ser claras y suaves, como la seda o el algodón de lino. De esta forma, tendremos una sensación más fresca y será más sencillo conciliar el sueño en las noches cálidas.

El ventilador del techo es una buena opción

Los ventiladores del techo se deben regular antes y después del verano. Con la llegada de los meses más cálidos hay que programar el aparato para que gire en sentido contrario a las agujas del reloj. Así, impulsará hacia abajo una corriente de aire capaz de refrescar el ambiente. Cuando termina la época estival, es recomendable que el ventilador del techo gire hacia la derecha para que desplace el aire caliente que se acumula en la zona alta por toda la habitación.

Reduce la humedad

Las comidas de cocción que necesitan mucho tiempo emiten calor y vapor de agua que contribuyen a crear un ambiente sofocante. El agua que se evapora en el baño y la ropa tendida en el interior también cargan el ambiente y nos roban el frescor. Por ello, debemos evitar estas acciones y limpiar bien el baño. También podemos instalar un deshumidificador, pero su gasto puede ser elevado y el funcionamiento de este aparato también puede elevar la temperatura de la estancia.

Plantas contra el calor

Algunas plantas como las hiedras o las enredaderas ayudan a que el sol incida menos sobre la casa y que entre menos calor si las colocamos en las paredes del balcón. En el interior de la vivienda podremos refrescar el ambiente con las plantas de hojas verdes y de gran tamaño.

Los mejores aires acondicionados portátiles y silenciosos

 
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook