17 de abril de 2019
17.04.2019

Diez cosas que tienes en casa y no sabías que deben limpiarse a menudo

Hay varios objetos de nuestro hogar a los que no prestamos atención pero contienen muchas bacterias

17.04.2019 | 10:42

Después de hacer una limpieza general de la casa nos pensamos que tenemos todo reluciente pero no es así. Hay varios rincones u objetos en lo que no recaemos o que, equivocadamente, pensamos que no requieren la atención suficiente.

Estas son las diez cosas que necesitan ser limpiadas más a menudo de lo que creemos debido a su alto contenido de bacterias y que te sorprenderán:

Cubo de la basura

El cubo de la basura acumula muchas bacterias. SHUTTERSTOCK

Dado que está en continuo contacto con la basura, este recipiente está lleno de bacterias. Pese a que volveremos a echar basura acto seguido, es conveniente limpiarlo ya que, si no, toda la cocina acabará haciéndose con esos microbios. En caso de tener varios cubos para plástico, papel, etc.todos se deberán limpiar con agua y lejía.

Lavavajillas


El hecho de que este electrodoméstico lave, no significa que él no deba ser lavado también. Especialmente en la goma se acumulan bacterias y hongos que no se van por más que lo pongamos a funcionar. Cuanto más viejo, más microbios se irán depositando, por lo que, una vez que esté vacío, no está de más que le demos un repaso cada cierto tiempo.

Frigorífico


Debemos limpiar más a menudo el frigorífico, ya que ahí guardamos la comida. SHUTTERSTOCK

No es un electrodoméstico más. Es el sitio en el que guardamos los alimentos, por lo que deberíamos darle más importancia al hecho de tenerlo limpio. Pese a que no nos demos cuenta, se ensucia mucho más de lo que pensamos. En especial, hay que hacer hincapié en el cajón de las frutas y verduras, donde más microbios se acumulan.


Microondas


Al igual que ocurre con el frigorífico, el hecho de que metamos comida en el microondas, hace que nos convenga mantenerlo limpio. Además, se acumulan muchos restos de comida. Y no, las altas temperaturas no matan las bacterias. Al igual que el frigorífico, la mejor manera de limpiarlo es con agua caliente y vinagre, y no con lejía.


Teclado y ratón


El teclado y el ratón del ordenador están en continuo contacto con las manos. SHUTTERSTOCK

Tanto en el trabajo como en tu casa, resulta conveniente limpiar el teclado del ordenador y el ratón al menos semanalmente. El continuo contacto con las manos hace que en estos dos objetos se acumule numerosa cantidad de bacterias. Se calcula que el teclado puede almacenar, incluso, más gérmenes que la taza del retrete. Lo mejor es coger un trapo y un desinfectante -evitando líquidos- y pasarlo por encima.


Interruptores


Suele ser una de los objetos de casa que se nos escapa cuando hacemos limpieza, ya que no recaemos en que están. Sin embargo, dado que los tocamos numerosas veces al día, están llenos de bacterias y, por lo tanto, deberíamos pasarles un trapo para poder 'cerrar el círculo' porque, de lo contrario, las bacterias volverán a depositarse en nuestras manos cada vez que lo pulsemos.


Manillas


Las manillas de las puertas se nos olvidan limpiar muchas veces. SHUTTERSTOCK

Otro objeto que pasa desapercibido y no debería son las manillas de las puertas. Estamos continuamente tocando los picaportes y, debido a ello, depositando bacterias que luego volverán a nuestras manos. Para evitarlo, no te olvides darle un repaso con el trapo sobre ellas, ya que no supone mucho tiempo. Además, hará que sea más agradable el tacto.


Mando a distancia


Al igual que pasa con el teclado y el ratón, el mando a distancia almacena numerosos gérmenes, ya que los tocamos cada día varias veces. Si además vemos la televisión mientras comemos, deberíamos limpiarlo más frecuentemente, pues estará acumulando aún más suciedad, sobre todo entre los botones. Al igual que sucede con el teclado, es conveniente limpiarlo con trapo y desinfectante.


Almohada


En las almohadas van acumulándose cantidad de bacterias. SHUTTERSTOCK

Los restos que dejamos al dormir (piel muerta, saliva, maquillaje) traspasan la sábana y se van depositando sin que nos demos cuenta en la almohada. Es por ello que debemos limpiarla más a menudo de lo que lo hacemos (aunque tampoco excesivamente, pues perdería la forma). No hay problema, ya que están preparadas para lavarse en la lavadora.

Ducha


El hecho de cada día echemos agua y jabón cuando nos duchamos o bañamos, no hace que estén libres de gérmenes. De hecho, la ducha contiene también más bacterias que el propio retrete. Al menos una vez a la semana deberías limpiarlo con lejía.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook