Mientras la patronal y sindicatos no terminan de ponerse de acuerdo sobre cuánto deberían subir los salarios en 2023, tras la inflación histórica que ha provocado la pérdida de poder adquisitivo de los trabajadores en 2022, algunas empresas ya están ajustando las nóminas de sus trabajadores al IPC.

Al igual que ha hecho el Gobierno con los pensionistas y funcionarios, Mercadona ha actualizado el sueldo de sus empleados a la inflación. La cadena valenciana ha anunciado una subida del 5,7% en el salario base de sus más de 93.000 trabajadores y, como novedad, también en los complementos que perciben.

Gracias a esta actualización de las percepciones salariales al IPC, los empleados de Juan Roig empezarán a cobrar 1.425€ mensuales a partir de enero (sin contar con los 'pluses').

La inversión será de 155 millones de euros y se compensará gracias a los beneficios de 2022, fruto de la mejora en la eficiencia de los procesos logísticos y el ahorro de costes consiguiente.

La actualización al IPC, recogida en el convenio colectivo

El razón tras la subida salarial de los trabajadores de Mercadona es el convenio colectivo firmado por los trabajadores en 2019, que determina una actualización de salario anual en base a la inflación anual del mes de diciembre del año anterior: así, en 2022 ya habrían percibido una subida del 6,5%.