Kiosco

La Opinión de Murcia

Mis profesores favoritos

Francisco Jarauta, el filósofo más humanista

Francisco jarauta Ángel Martínez.

Jarauta es un lujo que por alguna razón nos ha tocado a los murcianos. A la UMU. Podría haberles tocado a los gallegos, parisinos, berlineses o romanos. Ciudades todas en cuyas universidades se ha formado e impartido clase. Y también en ellas lo habría sido (un lujo). Pero para nuestra dicha cayó entre nosotros. Como cuando cae el gordo, o lo hace un meteorito que nos convierte en mejores escritores.

Francisco Jarauta Marión llegó a la universidad de Murcia en 1978, procedente de la de Valencia. Y pronto sus clases se convirtieron en un reclamo para muchos, que acudían a ellas tan solo por el placer de escucharle:

-Voy a clase de Jarauta.

-Pero si tú eres de Geografía.

-Pues más a mi favor.

Escuchar a Jarauta tiene algo de ejercicio de funambulismo intelectual. Puede pasar de un idioma a otro con la misma facilidad con la que Johnny Weismuller saltaba de liana en liana: italiano, francés, inglés, alemán, catalán... incluso español. Y con todos ellos es capaz de elaborar un discurso brillante. Incluso se rumorea que habla un idioma propio: el jarautí, con el que puede hechizar a cualquier contertulio.

Las ideas, la cultura y la estética son sus campos. También el arte. Jarauta puede hacer parecer tan interesante como un palacio renacentista un edificio aparentemente anodino como el Rincón de Pepe, explicando a su particular manera la mezcla de estilos, materiales, colores y formas, y que ya no sea nunca más el mismo para quien transita por allí. Como también es capaz de promover el entusiasmo hacia cualquier tema sobre el que hable, ya se trate de la historia del pensamiento, de la inmigración o de la importancia histórica de la universidad.

Los apuntes en los que se apoya para afrontar una conferencia pueden ser tan peregrinos como un círculo o una pareja de triángulos isósceles. Y a partir de ellos es capaz de construir un discurso sorprendente.

Este profesor de Filosofía es todo compromiso. Comprometido con la cultura, comprometido con los más débiles, comprometido, en fin, con su tiempo. Para él nada de lo humano le es ajeno, y ha defendido las causas que ha considerado justas en los foros más variados: en las aulas, en los periódicos, en improvisadas tribunas callejeras o en la mismísima escalera de Letras del campus de la Merced.

La universidad, como cuna del saber y germen del conocimiento, cuenta con Jarauta como gran aliado: «La universidad ha hecho posible la construcción de Europa, y supone una de las grandes conquistas sociales de la historia».

Este profesor, que ha sido invitado por decenas de universidades europeas y americanas, es patrimonio de todos. Pero sobre todo es patrimonio de la Universidad de Murcia, en la que ha formado a filósofos y humanistas durante cuarenta años.

Compartir el artículo

stats