Paraninfo UMU

Un repaso a los 50 años de la facultad de Medicina de la UMU

La Facultad de Medicina de la Universidad de Murcia revisa su medio siglo de historia en un acto en el que se presenta el libro 'Historia de la facultad de Medicina de Murcia' y en el que también se rinde homenaje a 26 profesores jubilados y 3 fallecidos entre los cursos 2019-2020 y 2020-2021

José Miguel Sáez y Pedro Marset, coautores del libro.

José Miguel Sáez y Pedro Marset, coautores del libro. / Ana Martín

Javier Vera

Javier Vera

El pasado jueves se celebró en la facultad de Medicina de la Universidad de Murcia un acto en el que se presentó el libro ‘Historia de la facultad de Medicina de Murcia’, y en el que además se rindió homenaje a 26 profesores jubilados y tres fallecidos entre los cursos 2019-2020 y 2020-2021. La publicación, obra de los profesores Enrique Aguinaga Ontoso, Pedro Marset Campos y José Miguel Sáez Gómez, pretende destacar a todas aquellas personas que han trabajado o estudiado en la facultad durante su medio siglo de vida.

«No es un simple libro conmemorativo, sino que hemos intentado hacer un texto accesible a todos para que conozcan nuestra facultad, pero con el rigor de un texto histórico. Queremos mostrar a la facultad de Medicina de la Universidad de Murcia como parte de la sociedad murciana, que la ha hecho posible y a la que sirve» afirma José Miguel Sáez, uno de sus coautores. 

El libro, que se organiza en seis capítulos, un epílogo y una sección final, comienza con una presentación de la decana de la facultad de Medicina, Carmen Robles. El primer capítulo habla de los antecedentes, ocupándose de los intentos de creación de estudios de ciencias de la salud en Murcia desde principios del siglo XVII, así como del estado de la ciencia médica en Murcia hasta la fundación de la facultad de Medicina en 1969. Los siguientes cuatro capítulos tratan etapas como los orígenes (1969-1982), con sus dificultades para conseguir un profesorado estable, un edificio propio para impartir las enseñanzas (el que aún hoy ocupamos en el Campus de Espinardo) y un hospital clínico para las prácticas, que nunca llegó. Pero también de éxitos, como la creación de las primeras escuelas profesionales, del Instituto de Bioquímica Clínica o del Centro de Cirugía Experimental.

También se trata la adaptación que tuvo que hacer la facultad cuando la estructura universitaria cambió por la Ley de Reforma Universitaria (1983), que creó los departamentos Universitarios, además del traspaso de las competencias universitarias a la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia en 1992, la incorporación de los estudios de Odontología Fisioterapia y Farmacia, y un nuevo plan de estudios para Medicina. Se plantean además los nuevos retos que ha tenido que afrontar la facultad de Medicina, los desafíos futuros, y la producción científica y contribución de todos los implicados en la propia facultad.

Pese a que la publicación de esta obra estaba preparada para principios de 2020, la irrupción de la covid-19 la acabó aplazando hasta ahora. «Hemos descubierto que nuestro centro es capaz de reaccionar de manera eficiente, eficaz y efectiva para seguir funcionando sin que se resienta la calidad de sus enseñanzas ni de su investigación. Eso sí, gracias al sacrificio de sus profesionales y a la vocación y disposición de su alumnado», comenta José Miguel Sáez.

A lo largo de este medio siglo, la facultad de Medicina ha demostrado que es capaz de impartir una formación de alta calidad y de crear una producción científica de alto nivel, en plena encrucijada que deriva de recortes económicos que se suceden desde la crisis de 2008, y que dificulta la renovación y mejora de equipamientos, la puesta en marcha de infraestructuras necesarias y la renovación del profesorado.