La Universidad de Murcia (UMU) declara su compromiso con el desarrollo de políticas activas conducentes a integrar la igualdad de trato y de oportunidades para mujeres y hombres, sin discriminar de forma directa o indirecta por razón de sexo. La institución docente se reafirma en el impulso y fomento de medidas para lograr esa correspondencia como principio estratégico; todo ello conforme al actual marco normativo de igualdad efectiva y contra la violencia de género que impulsa actuaciones a favor de la presencia equilibrada de mujeres y hombres en todos los ámbitos y contra la discriminación.

En todas las esferas en las que la UMU desarrolla su actividad, asumen este principio atendiendo de forma especial a la discriminación indirecta, entendida como ‘la situación en la que una disposición, criterio o práctica aparentemente neutros, pone a una persona de un sexo en desventaja particular respecto de personas del otro’. «Los principios enunciados se materializan por medio de medidas desplegadas desde hace más de diez años -cuando se crea la Unidad para la Igualdad entre Mujeres y Hombres en la UMU– y se despliegan para avanzar en la consecución de esa igualdad en nuestro seno y, por extensión, en el conjunto de la sociedad, acorde a nuestra responsabilidad como la primera institución de educación superior de la Región de Murcia», señalan desde la propia UMU. Para llegar a ello, y como requisito indispensable, se cuenta con la participación de todos los miembros de la comunidad universitaria, sin excepción.

II Plan de Igualdad de la UMU

La política y cultura universitaria de tolerancia cero se desarrolla mediante los protocolos contra los diferentes tipos de acoso y violencias, campañas de formación y los planes de igualdad. El pasado 16 de julio, la Universidad de Murcia firmó el II Plan de Igualdad en el ámbito de los trabajadores y trabajadoras, fruto de negociación con las organizaciones sindicales. Este documento ahonda en los compromisos establecidos por el anterior y amplía sus horizontes en todas las áreas relacionadas con la igualdad de género, haciendo especial hincapié en aquellas que buscan una reducción de la brecha salarial y favorecen la conciliación corresponsable, dos aspectos cuyos desequilibrios se identificaron en la fase de diagnóstico previo.

En palabras de la profesora Carmen Sánchez Trigueros, directora de la Unidad para la Igualdad de la UMU, «este plan propone medidas concretas para conseguir incrementar el número de mujeres al frente de grupos de innovación docente y de investigación porque, actualmente, la presencia de mujeres al frente solo alcanza un 30%». Una futura revisión de baremos en casos de empate y la convocatoria específica de proyectos para equipos de composición paritaria, pero liderados por mujeres, son dos de estas propuestas.

Y es que la Universidad de Murcia, día a día, sigue avanzando hacia la igualdad.

#25N, ¿qué se reivindica y por qué ese día?

El 25 de noviembre de 1960, el dictador dominicano Leónidas Trujillo ordenó asesinar a las hermanas Mirabal -Patria, Minerva y María Teresa-, activistas por los derechos civiles y férreas opositoras a la dictadura. La tres hermanas fueron capturadas cuando regresaban a su casa después de visitar a sus parejas en la cárcel; un grupo de agentes las interceptó y fueron brutalmente golpeadas, ejecutadas y arrojadas a un barranco en el interior del auto que conducían. Este es el terrible origen de esta fecha elegida por Naciones Unidas para reivindicar la necesidad de acabar con toda forma de violencia hacia las mujeres, la mitad de la población mundial.

En 1999, se estableció este día como el Internacional por la Eliminación de la Violencia contra la Mujer para manifestarse contra la desprotección que sufren «las mujeres que viven en determinadas circunstancias, especialmente las que pertenecen a minorías, indígenas, refugiadas, migrantes, las que viven en entornos rurales o remotos, indigentes, recluidas, detenidas, niñas, discapacitadas o las que viven en lugares en situación de conflicto».

«Por esta razón, y por otras que no parece necesario detallar, en esta fecha leemos el manifiesto elaborado por la Red de Unidades de Igualdad de Género de las universidades españolas (RUIGEU)», remarcan desde la Universidad de Murcia. En el texto de este año se menciona específicamente que esta violencia adquiere mayor crueldad a través de la violencia vicaria, la ejercida sobre los seres queridos, en especial hijas e hijos, que son considerados un medio o instrumento para causar el máximo dolor y que son utilizados frecuentemente como un ‘método de amenaza’.