13 de diciembre de 2020
13.12.2020
La Opinión de Murcia
Especial
Paraninfo UMU

Defensor Universitario: Por la mejora de la convivencia en la UMU

La Defensoría Universitaria se encarga de velar por los derechos y libertades de todas las personas pertenecientes a la institución educativa, realizando labores de asesoramiento, conciliación e intermediación

13.12.2020 | 04:00
Juan José Vera, Defensor Universitario de la UMU

'Por el respeto a los derechos y las libertades de docentes, estudiantes y personal de administración y servicios'. Así reza uno de los lemas de la Defensoría Universitaria de la UMU, y su sentido de ser lleva desde 1994 siendo precisamente ese: velar por los derechos y libertades de todas y cada una de las personas que forman parte de la comunidad universitaria. Los conflictos que pueden darse entre distintas personas o grupos dentro de este ámbito hacen necesaria la intervención de un órgano independiente al que pedir ayuda y capaz de asesorar, conciliar e intermediar ante estas incidencias.

La importancia de este organismo también reside en su capacidad para hacer propuestas, recomendaciones y sugerencias a la normativa para mejorar así el funcionamiento y la calidad de la Universidad de Murcia. De ahí que mantenga un contacto estrecho con Servicios como Atención a la Diversidad, la Unidad para la Igualdad o Asesoría Jurídica.

«Esta relación es necesaria para indagar en problemas o limitaciones y buscar soluciones o adaptaciones a las circunstancias personales, académicas o administrativas de los demandantes o necesitados de respuesta o ayuda», afirma Juan José Vera, profesor del área de Psicología Social de la UMU y Defensor del Universitario.

El fomento del diálogo, el entendimiento y el reconocimiento mutuo en cualquier conflicto o controversia surgida en el ámbito de la Universidad de Murcia es uno de los pilares fundamentales en su funcionamiento, que utiliza toda su experiencia, recursos y voluntad en tratar las situaciones delicadas y problemáticas desde una perspectiva humanizante y cercana.

Este órgano, cuyas funciones van enfocadas a la intermediación y a la conciliación, en lugar de tomar medidas ejecutivas o disciplinarias, recibe no solo cuestiones e incidencias relacionadas con el ámbito puramente de la enseñanza, sino que trata otros temas que también afectan directamente tanto al estudiantazgo como al personal de administración y servicios y al docente, como la conciliación laboral y familiar, procedimientos de admisión y matrículas, o cuestiones acerca del teletrabajo y las sustituciones, muy recurrentes durante los últimos meses.

Este organismo cuenta con varias vías de contacto, teniendo todas ellas el denominador común de la identificación previa, «aunque luego existan elementos de preservación de la confidencialidad, según los casos», explica Juan José Vera. Uno de estos medios es el Buzón del Defensor, un enlace web en el que a través de un formulario se puede transmitir la reclamación deseada. También cuenta con un correo electrónico -defensor@um.es- y un teléfono de la Oficina del Defensor Universitario, aparte de la posibilidad de solicitar una entrevista previa cita.

Su trabajo comienza de manera preventiva, intentando que no se den ciertos desajustes en el sistema de convivencia, y concluye al derivar los enfrentamientos y problemas a los órganos encargados de imponer las medidas disciplinarias. «No obstante, aunque nuestra labor sea recoger y 'traducir' la demanda para que los responsables puedan actuar, solemos hacer seguimiento de los casos más llamativos y los más interesantes para la mejora del sistema», reconoce el Defensor del Universitario.

Las principales incidencias que se le plantean a este órgano están relacionadas con la evaluación (exámenes, calificaciones, revisiones y reclamaciones), un tema muy extendido y que preocupa tanto a estudiantes como al docentes.

El alcance del servicio

Es una realidad que el alumnado es en proporción el colectivo que menos uso hace de la Defensoría Universitaria, en muchas ocasiones por desconocimiento de su existencia o servicios. «Aunque más de 261 estudiantes demandaron nuestra atención el pasado curso, hay otra parte que no son plenamente conscientes de la figura de la DU», explica Juan José, quien también afirma que «se trata de una de sus principales preocupaciones», y que «trabajan para aumentar el nivel de visibilidad en el alumnado», ya sea a través de la difusión en la red interna de la comunidad universitaria e incluso acudiendo a los actos y cursos de bienvenida para los nuevos estudiantes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook