Decálogo

Diez consejos esenciales para un verano sin preocupaciones

El 112 nos muestra cómo hacer de nuestros días en la playa una experiencia segura y placentera

Puesto de Protección Civil en una playa.

Puesto de Protección Civil en una playa. / L.O.

La Opinión

La Opinión

El Centro de Coordinación de Emergencias de la Región de Murcia, a través de la Dirección General de Seguridad y Emergencias, ha lanzado un decálogo titulado ‘Disfrute de un baño seguro’ para garantizar la seguridad de los bañistas en las playas de la región. La iniciativa, que cuenta con el apoyo de la Consejería de Interior, Emergencias y Ordenación del Territorio, pretende concienciar a la población sobre las precauciones a tomar para disfrutar de un verano seguro y sin incidentes.

El primer punto del decálogo enfatiza la importancia de respetar las indicaciones de los socorristas y nunca bañarse cuando ondea la bandera roja, que indica baño prohibido debido a corrientes u oleaje peligroso. Además, se recomienda bañarse siempre acompañado y cerca de la orilla para que alguien pueda dar la voz de alarma en caso de emergencia.

El decálogo también subraya la necesidad de vigilar constantemente a los niños, ya que pueden sufrir accidentes incluso en aguas poco profundas. Los adultos deben evitar ejercicios físicos bruscos e intensos, y entrar en el agua poco a poco para que el cuerpo se acostumbre a la temperatura.

La protección solar es otro aspecto clave: se debe evitar la exposición al sol durante las horas centrales del día, cubrirse la cabeza y usar protector solar. En cuanto a la alimentación, es aconsejable ingerir agua frecuentemente para prevenir la deshidratación, evitar comidas copiosas y esperar 2 o 3 horas antes de bañarse.

El decálogo insta a acudir a playas con servicio de vigilancia, conocer la zona de baño y tener en cuenta las corrientes, la profundidad y el oleaje. Finalmente, se recomienda pedir ayuda si se percibe peligro, mantener la calma y actuar con seguridad.

Para más información y en caso de emergencia, los bañistas pueden contactar con el servicio de emergencias llamando al 112.