16 de febrero de 2018
16.02.2018

'Juego de series': Una monologuista en los días de 'Mad Men'

'The Marvelous Mrs. Maisel' es una comedia elegante, con diálogos rápidos y vibrantes

16.02.2018 | 09:01
Una escena de ´The Marvelous Mrs. Maisel´.

¿Quién le iba a decir a Rachel Brosnahan que, tras haber interpretado a la prostituta que sabía demasiado sobre los secretos de Francis Underwood en 'House of Cards', se iba a convertir en una de las actrices del año por una serie en la que es la protagonista absoluta? Y eso que este año hemos tenido títulos televisivos muy potentes protagonizados por mujeres. Desde 'Big Little a Lies' a 'The Handmaid's Tale', pasando por 'Feud'. A pesar de la dura competencia, la actriz ha conseguido una de las mejores interpretaciones de 2017 y que le ha valido un Globo de Oro en el apartado de comedia por su papel en 'The Marvelous Mrs. Maisel', uno de los títulos revelación de Amazon.

Cuando en la plataforma iniciaron el proceso de selección de los episodios piloto rodados para convertirlos en serie, tuvieron muy claro que 'Marvelous Mrs. Maisel' sería una de ellas y aprobaron de golpe dos temporadas, la primera de ellas ya disponible en la plataforma. Ocho episodios que se disfrutan del tirón y dejan ganas de que llegue ya la segunda temporada, para la que aún tendremos que esperar por lo menos hasta finales de este año.

La serie es el último trabajo del matrimonio formado por Daniel y Amy Sherman Palladino, los creadores de 'Las chicas de Gilmore'. Tras haber resucitado para Netflix el título con el que alcanzaron el éxito la década pasada, la pareja ha fichado ahora por la competencia y no sabemos aún si eso supondrá que nos podemos ir despidiendo, de momento, de volver a Gilmore.

Mrs. Maisel está ambientada a finales de los 50, justo en la misma época donde arrancaba 'Mad Men', para contarnos la historia de un ama de casa de clase media que se lanza a los escenarios a hacer monólogos de humor, después de que su matrimonio estalle en pedazos. Desde el primer minuto hasta el último de la primera temporada, se demuestra que el personaje de Midge Maisel es brillante cuando le ponen delante un micro y un público ávido de escucharla. El resultado es una comedia elegante, con diálogos rápidos y vibrantes.

La serie desprende un aroma propio de los clásicos del séptimo arte, como las películas de Katherine Hepburn. Pero que nadie se espere una trama de continuas carcajadas, ya que, en ella, el drama se alterna con el humor. Al tratarse de una familia judía de clase media neoyorkina, las comparaciones con Woody Allen son también inevitables. Al inicio del episodio piloto, vemos cómo Midge Maisel pensaba que su vida era perfecta, volcada en su marido y sus dos hijos. Hasta que un día su esposo le anuncia que va a dejarla por su secretaria.

Al ver que todo su mundo se desmorona y tras ahogar sus penas de esa noche en el alcohol, Midge acaba en un escenario desahogándose con el público, el mismo donde su infiel pareja hacía sus pinitos como cómico. Los monólogos en los que da rienda a su ironía y sus frustraciones acaban desatando las carcajadas de su audiencia. Si en 'GLOW', Ruth Wilson (Alison Bree) se veía abocada a entrar en la lucha libre femenina para mantener su carrera de actriz; y en 'The Good Wife', Alicia Florrick (Julianna Margulies) dejaba sus labores de hogar para regresar a la abogacía; en 'The Marvelous Mrs. Maisel', Migde descubrirá que tiene un talento innato para ser cómica.

Rachel Brosnahan borda a uno de los mejores personajes femeninos del año pese a la dura competencia

La llegada de Midge al mundo del espectáculo no parece que vaya a ser un camino de rosas. Los avatares profesionales se alternan con los problemas personales. Sus padres no soportan la ruptura matrimonial y la consideran una gran vergüenza para la familia, por lo que intentan la reconciliación de la pareja. ¿Hemos dicho ya que esta serie transcurre en la época de 'Mad Men'? Pues precisamente aquí también otro de los temas recurrentes era el machismo en la sociedad.

Midge Maisel se mueve en un tiempo en el que no se ve con buenos ojos que una madre de familia salga por las noches a los escenarios de los clubs a contar chistes. Hay hasta policías controlando las actuaciones para evitar obscenidades. La serie es la historia de una mujer que trata de labrarse su camino en una sociedad machista tras haber pasado su vida como abnegada esposa. Su momento de mayor triunfo vendrá cuando su marido vea con sus propios ojos que su esposa le ha superado con creces en su sueño oculto de ser un rey de la comedia.

Los Palladino aseguran que su personaje es completamente ficticio, aunque hay quien ve semejanzas con el de la cómica estadounidense Joan Rivers, una de las primeras que triunfó en el oficio y que alcanzó su verdadero éxito cuando dio el salto a la televisión. ¿Veremos a Mrs. Maisel triunfar en la pequeña pantalla?

El personaje interpretado por Rachel Brosnahan pasa a formar parte de ese selecto club de monologuistas de series televisivas como 'Seinfeld', el recientemente caído en desgracia Louie C. K. tras los escándalos por acoso sexual en Hollywood, o Ignatius Farray, por buscar un ejemplo patrio, en 'El fin de la Comedia'. Que su éxito dure unos cuantos años.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine