Tribunales

Multa de 180 euros por pegar a su padre y tirarlo al suelo de una patada en Los Alcázares

"Fue mi hijo menor el que me lo quitó de encima, porque me estaba golpeando", relata la víctima a la jueza

Un coche de la Guardia Civil (archivo).

Un coche de la Guardia Civil (archivo). / EP

Ana Lucas

Ana Lucas

Un individuo ha sido condenado por el Juzgado de Lo Penal Nº 1 de Cartagena a abonar una multa de 180 euros por pegar a su padre y tirarlo al suelo de una patada. Los hechos acontecieron en diciembre de hace cinco años, en la localidad de Los Alcázares.

Tal y como se lee en el relato de hechos probados, el sujeto mantuvo «una acalorada discusión» con su progenitor, con el que no convivía desde hacía años, «en la puerta del que había sido el domicilio de su madre, ya fallecida». En el transcurso de la pelea, el hijo «le golpeó, dándole una patada y haciendo caer al hombre al suelo», detalla la resolución judicial.  

El afectado sufrió un traumatismo en la zona abdominal y en la pelvis, y denunció a su hijo. Ahora ha salido la sentencia.

Diez años sin hablarse

La defensa del agresor alegó que los hechos estaban prescritos, ya que, al haberse formulado acusación por un delito leve, el mismo estaría sujeto al plazo de prescripción de un año. Pero este argumento fue rechazado por la jueza, porque «en ningún caso ha existido paralización del proceso y siempre antes del transcurso de un año completo se han producido actuaciones relevantes interruptoras de la prescripción».

En el juicio, el acusado admitió «un intercambio de palabras con cierta alteración» entre él y su padre, con el cual llevaba diez años sin hablarse debido a importantes «rencillas familiares». No obstante, negó la agresión.

"Salió dándome palos"

La víctima, por su parte, declaró que fue a la casa porque se había percatado de que la cerradura estaba rota. «Era la casa de mi exmujer, que había fallecido hacía tres meses», manifestó. «Mis dos hijos estaban ahí y el mayor salió dándome palos porque había visto que yo había entrado: me dio patadas, guantazos, de todo, y caí al suelo», aseguró el hombre. 

Tras el ataque «me fui directo al hospital», afirmó el progenitor, «fue mi hijo menor el que me lo quitó de encima, porque me estaba golpeando».

La jueza condena al hijo como autor de un delito leve de lesiones a la pena de multa de un mes, con cuota de seis euros al día. Asimismo, tendrá que indemnizar a su padre con 150 euros en concepto de responsabilidad civil.