Tribunales

Los tres acusados de la violación de Joven Futura admiten en el juicio la agresión sexual y pactan las penas

El caso queda visto para sentencia: la Fiscalía pide dos años de internamiento y la acusación particular quiere que sean cuatro

Exterior de la construcción de Espinardo; en la foto pequeña, interior del lugar, horas después de la violación denunciada.

Exterior de la construcción de Espinardo; en la foto pequeña, interior del lugar, horas después de la violación denunciada. / Israel Sánchez

Ana Lucas

Ana Lucas

Los tres adolescentes detenidos en junio de 2022 por violar a dos chicas en un cobertizo ubicado en la zona de Joven Futura, en la población murciana de Espinardo, han admitido en el juicio, dos años después de los hechos, que agredieron sexualmente a ambas jóvenes, las dos menores de edad, y pactado las penas, indican fuentes judiciales.

El caso, tras celebrarse la vista en dependencias de la Ciudad de la Justicia de Murcia, queda visto para sentencia: la Fiscalía pide 2 años de internamiento en régimen cerrado para cada uno de los procesados y la acusación particular quiere que sean cuatro.

Además, cuando salgan del centro, los tres varones (dos de ellos vecinos del barrio del Espíritu Santo, en Espinardo, y el tercero residente en Molina de Segura) pasarán un año más en régimen de libertad vigilada, detallaron las mismas fuentes. No podrán acercarse a sus víctimas, las cuales tenían 15 y 14 años cuando fueron agredidas sexualmente en un cobertizo, ubicado por la zona de la citada urbanización, al cual las llevaron los sospechosos, como ellos mismo han reconocido.

Las obligaron a subir a sus motos y las atacaron en esta construcción, abandonada junto a un picadero de caballos. Aunque las chicas se negaron a tener relaciones con ellos, las forzaron. Las menores finalmente pudieron zafarse y salir del lugar. Cuando llegaron a sus domicilios, relataron a sus familias lo que les había pasado. Fueron allegados de las víctimas quienes llamaron al 091.

Juzgados como menores

Aunque ya han cumplido la mayoría de edad, estos individuos cometieron las violaciones cuando aún no tenían 18 años, por lo cual se les juzga como menores y no irán a la cárcel. Entrarán a un centro, en régimen de internamiento cerrado, lo cual es la medida más restrictiva que se le puede imponer a un menor condenado por un delito.