Un total de 17 personas han sido detenidas en las provincias de Madrid, Murcia y Alicante, entre ellas 10 ciudadanos extranjeros, en situación irregular, que obtuvieron un puesto de trabajo con identidades usurpadas cedidas por sus titulares, utilizando su documentación. Los otros siete arrestados, afincados en Madrid, cedían sus datos personales a cambio de cobrar los salarios y obtener las prestaciones indirectas generados por terceros.

La investigación arrancó en julio de 2022, cuando los agentes tuvieron conocimiento de la existencia de una red que, mediante documentos falsificados, facilitaba a extranjeros en situación irregular sus datos personales para que pudiesen trabajar. También les cedían los de sus cuentas bancarias para recibir las nóminas. A cambio, quienes prestaban sus datos percibían el sueldo de los trabajadores y se beneficiaban de una posible prestación por desempleo y de la cotización para la jubilación.

Las primeras pesquisas, que se llevaron a cabo en Alicante y Murcia, dieron como fruto la detención de diez ciudadanos extranjeros que participaban en el entramado, como presuntos responsables de delitos de falsedad documental y usurpación del estado civil.

Tras ello, la investigación se centró en identificar a aquellas personas que cedían sus datos personales y cuentas bancarias a los extranjeros con ánimo de lucro. A finales del pasado mes de agosto los agentes localizaron y detuvieron en la Comunidad de Madrid a siete presuntos implicados que mediante esta estrategia recibían nóminas ajenas y generaban derechos pasivos.

Los agentes les arrestaron como presuntos autores de delitos de usurpación del estado civil, favorecimiento de la inmigración irregular y fraude a la Seguridad Social. Los diecisiete detenidos ya han sido puestos a disposición judicial.