La Guardia Civil acudió a un aviso por robo en una casa de Los Urrutias, en Cartagena, y halló en la vivienda de al lado medio millar de plantas de marihuana, informa el Cuerpo. El robo no era tal: cuando la patrulla llegó al sitio, lo descartó. Sin embargo, encontró un invernadero clandestino.

"Las actuaciones se iniciaron cuando efectivos de Prevención de Seguridad Ciudadana fueron movilizados por la Central Operativa de Servicio para verificar una alarma de robo en una vivienda", detalla el Instituto Armado en una nota. Al llegar al lugar, "en una construcción anexa a la vivienda, hallaron una plantación de marihuana tipo indoor, que tenía en plena producción gran cantidad de plantas de cannabis".

Los agentes procedieron al arresto de la persona que presuntamente dirigía el invernadero, acusado de los delitos de tráfico de drogas, cultivo o elaboración de drogas y defraudación de fluido eléctrico. Se trata de un hombre con antecedentes, que está en libertad con cargos tras pasar por el Juzgado de Guardia de Cartagena.

Cables con los que el sujeto presuntamente robaba la luz para nutrir el invernadero. GC

En concreto, había en el recinto 529 plantas de marihuana, ya decomisadas, al igual que "todos los elementos que componían la instalación ilícita, como sofisticados dispositivos de ventilación, riego, iluminación y calefacción", concreta la Benemérita.

Compleja instalación eléctrica

"Durante las pesquisas practicadas, los investigadores de la Guardia Civil descubrieron que el invernadero contaba con una compleja instalación eléctrica que se nutría de energía eléctrica adquirida de la red municipal, por una conexión ilícita oculta bajo el césped del jardín".

Además de la droga y los elementos utilizados para su cultivo, los guardias civiles incautaron al sospechoso gran cantidad de dinero en metálico, efectivo que presumiblemente procedería de la venta de estupefacientes.