Dos jóvenes de 23 y 22 años de edad han sido detenidos por, presuntamente, agredir en plena calle de San Javier a una mujer, pareja de uno de ellos, a la que llegaron a arrastrar del pelo, indican fuentes cercanas al caso.

Los hechos tuvieron lugar pasadas las tres de la madrugada, hora a la que unos vecinos, al ver pasar el coche patrulla de la Policía Local, dieron la voz de alarma desde un balcón: acababan de ver a dos hombres arrastrando del pelo a una mujer. Según relataron los testigos, se la habían llevado por la calle Miguel Zapata en dirección a la calle San José.

Los agentes se dirigieron rápidamente al lugar indicado por los vecinos y ahí vieron cómo un chico estaba sosteniendo con fuerza a una joven contra la pared de una casa, en la citada calle San José, donde habían apuntado los testigos. El otro joven estaba al lado, jaleando a su amigo.

Los municipales salieron del coche y retuvieron al chico que estaba agarrando a la mujer, un sujeto que responde a las iniciales A.B.. Entonces tanto él como ella manifestaron que eran pareja. Los agentes procedieron al arresto de este joven, acusado de un delito de violencia de género y de agresión sexual.

Uno de los policías se dirigió entonces al otro chico, con el fin de identificarlo y tratar de esclarecer su grado de participación en los hechos. El joven, acto seguido, empujó al agente y echó a correr hacia la calle La Tercia, según informan las mismas fuentes.

Comenzó entonces una persecución a pie que se desarrolló por las calles Norte, Extramuros y Lope de Vega, hasta llegar a la calle Séneca, donde el individuo resbaló y cayó al suelo, circunstancia que uno de los agentes que lo seguían aprovechó para intentar detenerlo. El chico se revolvió, intentó coger al agente del cuello e incluso trató de quitarle el arma reglamentaria. No consiguió arrebatarle la pistola, pese a los tirones que le daba, aunque sí logró zafarse del agente y continuar corriendo.

A la altura de la calle Góngora, el sospechoso finalmente fue interceptado por tres policías. El arresto de este joven fue complicado, por la gran agresividad que mostraba en todo momento. El joven responde a las iniciales M.M.

Vecinos y testigos explicaron a la Policía que presenciaron cómo A.B. había obligado a la chica (que estaba herida) a entrar en el callejón donde la Policía encontró a víctima y presunto agresor. Algunos de los presentes también contaron que habían intentado mediar entre la pareja, al ver cómo comenzaban a discutir, y que daban fe del carácter violento con el que A.B. trataba a su novia.

Los dos sospechosos, ambos vecinos de San Javier, fueron entregados a la Guardia Civil, ya que, aunque el arresto lo practicó la Policía Local, este cuerpo no tiene competencias en investigación. Son los responsables del Instituto Armado quienes se hacen cargo del caso y de poner a disposición judicial a ambos jóvenes. 

En cuanto al agente que se llevó la peor parte, tiene lesiones en varios dedos y en la rodilla, y fue atendido en un centro de salud de las mismas.

La víctima, herida en la cara y la espalda

Cuando ambos sospechosos estaban ya detenidos, los agentes procedieron a identificar a la víctima. La joven, que presentaba heridas en el rostro, se encontraba muy nerviosa, aseguran testigos. Manifestó a los agentes que no quería denunciar lo ocurrido.

Pese a insistir en que prefería no emprender acciones contra su compañero sentimental, sí admitió ante los agentes que el hombre estaba intentando forzarla en el momento de la llegada de la Policía al lugar.

La joven presentaba tanto lesiones en la cara como en la espalda. 

A su novio se le acusa de un delito de violencia de género, y el amigo de él se enfrentará a cargos por atentar contra los policías.