Kiosco

Caso Abierto - La Opinión de Murcia

Policial

Dedos de cadáveres en el frigorífico y el poder de la grafoscopia

Se pueden regenerar las huellas de un cuerpo en descomposición, pero no se pueden hacer informes caligráficos con los apuntes de la universidad o las recetas médicas

Detalle de la puerta de uno los frigoríficos en dependencias policiales. Juan Carlos Caval

Un tendedero del que cuelga, con pinzas, una cinta adhesiva llena de huellas. Reveladores. Polvo en suspensión. Unas matrículas dobladas de las que extraer huellas. El maletín típico que Sara Sidle podría llevar al escenario de un crimen. Los triángulos de papel con los que se marcan las pruebas, con números. En las dependencias de la Policía Científica de la Región conviven los elementos que el público relaciona con su labor, gracias al éxito de las series sobre la investigación criminalística, con otros curiosos. Por ejemplo, una nevera en la que se conservan en frío falanges de cadáveres.

Triángulos con números que emplea la Científica para indicar dónde hay pruebas. Juan Carlos Caval

«Nos traemos los dedos del Instituto de Medicina Legal y están en el frigorífico», explica el inspector Julián Jiménez. La finalidad es recuperar el tejido para conseguir sacar las huellas del difunto y conseguir así identificarlo. «Se regeneran con amoniaco», comenta Jiménez, a lo que añade que recientemente «a un ahorcado se le identificó así». «Hay dos frigos, uno con congelador porque lo usamos para enfriar, por ejemplo, cinta adhesiva de un secuestro».

"¿Cómo se describe una 'a'?"

 Julián Jiménez es inspector en la Policía Científica de la Región y especialista en grafoscopia. Es capaz, gracias a su formación, de ver «las particularidades de cada letra», algo «complejo» a la par que «muy interesante», porque «¿cómo describe uno una ‘a’ o una ‘b’?» Él lo hace, con un lenguaje muy técnico, aludiendo a un «trazo que se eleva» o una vocal que no se cierra, y trabaja de forma concienzuda «normalmente por requerimientos judiciales, por el tema de estafas». 

«Hay compañeros a los que no les gusta, porque opinan que, dentro del área de Científica, es lo menos científico que hay. Los puntos característicos de la huella, están. Esto es más subjetivo, pero no es subjetivo: es objetivo», remarca Jiménez. «Soy creyente de la grafoscopia», sentencia, «si eso es una ‘a’ abierta, es una ‘a’ abierta. Es una ciencia, y somos especialistas». Precisa que «grafología ya es otra cosa, donde se interpreta la personalidad, es distinto», para apostillar que «con los apuntes de la universidad o las recetas médicas, no se pueden hacer informes caligráficos».

Sistema de identificación

«Es como las películas, pero no es tan mágico, tienes que ir mirando las huellas una a una», indican desde la Científica sobre el Sistema de Identificación (Said). Como en los capítulos de ‘CSI’, las dactilares se ven en la pantalla, ampliadas y con los puntos

El jefe Carvajal mira cómo un policía trabaja con el sistema Said de identificación de huellas. Juan Carlos Caval

No hay dos huellas iguales: sus dibujos cuentan con una serie de puntos característicos y hay que encontrar 12 puntos distintos en una huella para dar a una persona como identificada. «De una misma huella, primero salen 50 candidatos. Vamos descartando, con puntos, crestas… en tres o cinco minutos, el ordenador te da los candidatos. Luego en el informe tarda más, porque tenemos que trabajar dos expertos».

Compartir el artículo

stats