Lo que se presentaba como una noche normal, de verano, de alegría y de fiesta en la ciudad, se tornó en pesadilla para el hombre que continúa aún ingresado en un hospital, debido a las graves lesiones que sufrió tras recibir una brutal paliza en la calle por parte de tres sujetos, a los que la Policía Nacional ya ha detenido.

Los hechos tuvieron lugar en la madrugada del 8 de julio. La víctima, un hombre que, sobre las tres y media de la mañana, salió de una discoteca para volver a su domicilio a pie. Y se le perdió la pista. De hecho, sus allegados, alarmados por la falta de noticias, denunciaron su desaparición, pues no era propio de él. La búsqueda se ensombreció al hallar a la víctima: en la vía pública, malherido, tirado en la acera y con evidentes signos de haber sido víctima de una brutal agresión, detallaba la Policía Nacional en un comunicado a los medios.

El hombre fue trasladado rápidamente a un hospital, para recibir asistencia sanitaria urgente, y los investigadores comenzaron con las pesquisas para tratar de esclarecer qué había pasado. Dado a que él estaba inconsciente, y no podía hablar, quedaba buscar testigos y revisar las cámaras de seguridad de la zona, un procedimiento habitual y útil para esclarecer este tipo de delitos.

«En base a ello los agentes empezaron a reconstruir la últimas horas de la víctima, ya que en el informe médico quedaba reflejado que había sido encontrado tirado en la vía pública», apunta la nota de la Policía.

Con la investigación en marcha, «se logró localizar imágenes a través de una cámara de seguridad donde se veía deambular al inicialmente desaparecido y se veía cómo era abordado por tres varones, que lo paran, retienen, agreden brutalmente y roban las pertenencias, en concreto la cartera y el teléfono, dejándolo tirado sobre la acera». 

«Analizadas las imágenes de las cámaras y otro tipo de indicios, los investigadores especialistas de la Policía Nacional lograron identificar plenamente a los tres varones que cometieron la agresión y el robo para proceder en los días siguientes a la detención de los mismos», prosigue el cuerpo.

Posteriormente a las detenciones de los presuntos autores se procedió, orden judicial en mano, al registro de sus domicilios, dónde se pudieron encontrar las prendas de ropa que llevaban en el momento de la agresión, como grabó la cámara en cuestión.

Ya están en la cárcel

Debido a que la víctima no ha podido prestar declaración todavía, se desconoce si conocía de algo a sus agresores. El hombre se encuentra en coma, apuntan desde la Policía.

Los tres individuos tienen edades comprendidas entre los 26 y los 35 años. Se les investiga por un delito de robo con violencia y otro de tentativa de homicidio, detalla el cuerpo. 

Los sospechosos fueron puestos a disposición el Juzgado de Guardia de Murcia y, de ahí, conducidos a prisión provisional