Kiosco

Caso Abierto - La Opinión de Murcia

Judicial

El acusado del asesinato en la discoteca de Atalayas se enfrenta a 29 años y medio de cárcel

El primer crimen de 2020 costó la vida a un joven de 31 años, Gabriel Gonzalo, militar de profesión, cuando celebraba el Año Nuevo de fiesta por Murcia

Carlos Andrés R. P., cuando fue llevado al Juzgado de Guardia, horas después del crimen de Atalayas. Juan Carlos Caval

Carlos Andrés R.P., de 28 años de edad, se sienta el viernes que viene en el banquillo de la Audiencia Provincial de Murcia, acusado de acuchillar hasta la muerte al joven militar Gabriel Gonzalo en una discoteca de Atalayas en el que fue el primer crimen del año 2020. Una ambulancia trasladó a la víctima aún con vida al Reina Sofía de Murcia, hospital en el que fue operado, aunque, debido a la gravedad de las lesiones, finalmente falleció. Murió "por herida de arma blanca en región abdominal por rotura de aorta abdominal, pese a los intentos médicos para salvarle la vida en el centro sanitario".

Tiene claro la Fiscalía que aquella noche la hermana de Carlos Anrés compartió mesa durante un rato con el militar, para celebrar el Año Nuevo, y que horas después el procesado "abordó amigablemente a Gabriel Gonzalo, el cual le dio la mano en señal de saludo, aunque por cortesía puesto que ambos apenas se conocían, procediendo el acusado de un modo rápido y sin que la víctima lo esperara a clavarle un cuchillo que portaba en el abdomen ante lo cual Gabriel dio un salto hacia atrás , saltando sobre una mesa para huir del agresor, manifestando 'me han apuñalado', sacando los amigos de la víctima a éste a la calle donde lo tumbaron e intentaron taponarle la herida, dando aviso inmediato a los servicios médicos".

Después, Carlos se peleó en la calle con otro chico, de nombre Jhon. "Me estoy acordando de ti, tú no sabes quién soy yo", le dijo, a lo que Jhon le respondió: "Y tú no sabes quién soy yo", ante lo cual "sin mediar más conversación, el acusado arremetió contra él golpeándole varias veces con el objeto cortante que llevaba, defendiéndose Jhon con los brazos, causándole una herida incisa en brazo derecho y mano izquierda", detalla el Ministerio Público.

Horas después del crimen, la Policía Nacional procedía al arresto del presunto autor material. Ahora sale su juicio. Por matar a Gabriel, le piden 25 años de cárcel; por las lesiones a Jhon, 4 años y 6 meses más. Además, "indemnizará a la madre del fallecido 41.766,01 euros, y a cada uno de los hermanos la cantidad de 20.888,00 euros si son menores de 30 años en el momento de los hechos y 15.662,25 si eran mayores de 30 años en el momento de los hechos y abonará a Jhon 7.000 euros por lesiones y secuelas", apunta la Fiscalía.

Agresión machista

Detalla el Ministerio Público que aquella noche fatal el acusado también acometió contra su expareja, Thifany Janet. La buscó por la discoteca, "observando desde lejos que se encontraba en la mesa de Gabriel y de sus amigos".

"En un momento dado Thifany se levantó y se dirigió al acusado, el cual inició una discusión con ella, llegando el acusado a romperle el pantalón, al parecer con un objeto punzante, avisando Thifany al portero para comunicarle lo ocurrido, saliendo de la discoteca el acusado antes de que llegara la seguridad", se lee en el escrito de acusación, que añade que "el motivo de la discusión era que Thifany se había dejado el móvil en el coche y el acusado estaba disgustado porque la estaba intentando localizar". No obstante, estos hechos no se siguen en esta causa.

Compartir el artículo

stats