Kiosco

Caso Abierto - La Opinión de Murcia

Judicial

Internan a un menor por violar a una amiga junto a una acequia en Murcia

El adolescente, condenado a 18 meses en régimen cerrado, mandó a la chica un mensaje horas después de la agresión: "Cuando estemos en una cama, ya verás"

Manifestación contra la violencia sexual, en una imagen de archivo. EFE

Pasará 18 meses internado en un centro de menores, en régimen cerrado, por ser el autor de un delito de agresión sexual, tal y como lo condenó el Juzgado de Menores Nº 2 de Murcia

El caso tuvo lugar un martes por la tarde, cuando el chico, de entonces 14 años de edad, coincidió con una amiga, de 15, en un parque y la engañó: le dijo que fuese con él a una zona, junto a una acequia, donde había más gente de su grupo. La chica accedió, y acabó a solas con el varón en un lugar «apartado de las edificaciones y zonas de paso de los transeúntes, y, por tanto, un lugar solitario y más oscuro», donde no había nada. La víctima se sintió «engañada y algo temerosa», tal y como recoge el relato de hechos probados de la sentencia.

Fue entonces cuando el menor, considera probado el juzgado, comenzó a realizarle tocamientos y finalmente la violó. La chica, herida, logró zafarse finalmente y salir de ahí, aunque el agresor fue tras ella, diciendo que la acompañaría su casa. La víctima acudió a dependencias policiales, a denunciar el caso. De ahí, al hospital, donde fue sometida a un examen por parte de un profesional forense, como manda el protocolo.

A día de hoy, la joven continúa en tratamiento psiquiátrico, con medicación prescrita. El Juzgado de Menores condenó al chico, además de a los 18 meses de internamiento, a diez meses más en libertad vigilada. Tiene prohibido acercarse a menos de 200 metros de su víctima y comunicarse con ella por medio alguno durante un periodo de tres años.

La defensa del chico recurrió. Entre sus alegaciones, aseguró que la chica (que no reclama indemnización alguna por lo que le pasó, de ahí que en la sentencia no se hable de responsabilidad civil) se lo había inventado todo «por vergüenza» y porque habría sentido «miedo» de qué diría la gente. 

El joven fue más allá al asegurar que la menor se sintió «rechazada», ya que él, dijo, siente «asco a realizar ciertos actos» y que «esta circunstancia pudo motivar un móvil de venganza».

El joven dice que ella se lo inventó, que él siente "asco" por ciertos actos sexuales y que la chica actuó por venganza

decoration

La Audiencia Provincial, al rechazar su recurso, le contesta que «esa actuación reticente poco tiene que ver, como se expone en la sentencia, con el hecho de que, poco después de que la menor llegase a su casa, el acusado le mandase un mensaje diciéndole: ‘Cuando estemos en una cama ya verás’». «Ningún rechazo por parte del menor se observa en dicha conversación, por lo que ningún ánimo de venganza ante una negativa de aquel a mantener relación con la joven puede derivarse de su declaración», deja claro el tribunal en su resolución.

La víctima, en shock

Asimismo, la Audiencia detalla que, tras el ataque sexual, la chica quedó «en un estado de shock». «No se puede olvidar que tenía una edad de 15 años, que el ataque se produce por una persona a la que consideraba su amigo, en un lugar oscuro y alejado del posible paso de personas, es decir, en una situación de indefensión y por parte de una persona ante la que pudo tardar en reaccionar al no llegar a comprender que pudiera estar haciendo eso», hace hincapié el documento judicial.

En la declaración prestada ante Fiscalía de Menores, el chico llegó a afirmar que fue la menor quien le pidió que la penetrara y él le dijo que no. La Audiencia pone el acento en que «esta versión de negativa a mantener relaciones sexuales completas por vía vaginal, señalando que no hubo ni un intento de penetración, resulta incompatible con lo indicado por él en su conversación vía red social mantenida con la perjudicada tras los hechos en el la que el acusado le dice: ‘era muy incómodo, tú estabas arriba y no podía’ añadiendo que no podía penetrarla ni hacer nada». 

«Con lo cual, sus afirmaciones señalando que en ningún momento quiso o intentó una penetración por vía vaginal son contrarias a lo indicado por él en las conversaciones posteriores», remarca el tribunal.

El pasado viernes, tres menores eran internados, como medida cautelar, por, presuntamente, haber violado a dos chicas en una casa abandonada de Espinardo.

Compartir el artículo

stats