Kiosco

Caso Abierto - La Opinión de Murcia

Judicial

El hombre absuelto de asesinar a su tía abuela en Abarán: "Siempre confié en la Justicia"

Joaquín G.V. llegó a estar en prisión provisional, acusado de un crimen que ahora pide "que se investigue" para que "detengan al autor, o autora"

Joaquín G.V., que fue acusado de asesinar a su tía abuela en Abarán, sonríe en la puerta del Palacio de Justicia de Murcia, este viernes. / ISRAEL SÁNCHEZ

«Estoy feliz por la sentencia y a la vez triste por lo ocurrido y por todo lo que me ha pasado», dice Joaquín G.V., exonerado ya del crimen de Abarán. «Soy inocente hoy y lo era cuando me detuvieron y espero, de verdad, que se investigue y detengan al autor, o autora, que se pueda cerrar esta triste historia», destaca. 

Joaquín G.V. fue detenido e ingresó en prisión provisional, acusado de haber asesinado a cuchilladas a su tía abuela, Maruja, en abril de hace tres años en la citada localidad.

El fiscal, Diego Francisco Molina, sostuvo siempre, y así lo mantuvo en el juicio, que Joaquín, la noche del asesinato, y tras llevar un rato viendo pornografía en su móvil, cogió una copia de las llaves de su casa (copia que tenía su madre), entró y, navaja en mano, quiso acostarse con ella. Al negarse la mujer, aseguraba el fiscal, le asestó tres cuchilladas en el cuello. Tras matarla, le puso un pañuelo en la zona de los cortes, para ocultar las heridas y que se pensase que la señora falleció por causas naturales, y cambió la colcha de la cama manchada de sangre por otra limpia. Dejó la cama hecha y la habitación ordenada. Y se marchó. 

El jurado, al exonerar al hombre, deja claro que no hay pruebas contundentes que sustenten la teoría del Ministerio Público. Joaquín insistió siempre en su inocencia, argumentó que aquella noche no salió de casa de sus padres (y que su teléfono así lo acreditaba) y apuntaba que en la mano de la difunta había ADN de otra persona.

El vecino, que salió de prisión provisional tras depositar una fianza de 6.000 euros, pasó «muchos años sufriendo y viendo sufrir a mi familia, pero siempre confié en la Justicia». Está agradecido a Pablo Martínez, su letrado, y a su equipo ya que «la acusación era muy grave y lo han dado todo». «Yo no he matado a nadie, como se ha reconocido por fin al declararme inocente un tribunal de Justicia».

Compartir el artículo

stats