La Guardia Civil ha intervenido casi cinco toneladas de hachís en el momento en el que estaban siendo introducidas en una cala de Lorca y ha detenido a cuatro personas, según informaron fuentes de la Benemérita en un comunicado.

En la madrugada del pasado domingo, agentes del Instituto Armado detectaron una embarcación sospechosa con potentes motores a escasos metros de la cala Puntas de Calnegre. La tripulación estaba descargando un elevado número de bultos mientras un grupo de personas los recogía en la playa y los trasladaba rápidamente hasta un camión estacionado en las inmediaciones.

Al detectar la presencia de la Guardia Civil, la tripulación se deshizo de la droga y huyó mar adentro. El resto de integrantes de la organización criminal, que se encontraba porteando los fardos, huyeron a pie escalando por acantilados. Los agentes aseguraron la zona y detuvieron a dos personas.

El dispositivo de cerco y búsqueda establecido por distintas patrullas se saldó con la localización y detención de otros dos integrantes de la organización criminal que habían participado en el transporte de la droga.

Además de las patrullas de prevención de Seguridad Ciudadana, la Guardia Civil activó la patrullera de su servicio marítimo para realizar las labores de inspección y recuperación de los fardos tirados al mar por la embarcación fugada.

En total, se han aprehendido 135 fardos de hachís que han arrojado un peso total de 4.819 kilogramos, 140 garrafas que contenían gasolina para la embarcación fugada y tres vehículos de carga, concretamente dos camiones y una furgoneta.

El Juzgado de Instrucción de Lorca ha decretado el ingreso en prisión de los cuatro detenidos por los delitos de contrabando, contra la salud pública --por tráfico de drogas-- y pertenencia a organización criminal.