Kiosco

Caso Abierto - La Opinión de Murcia

Judicial

Los abuelos de la recién nacida muerta: "No sabíamos que ahí había un bebé, pensamos que era un aborto"

María Concepción y Francisco José aseguran que no vieron a la niña, nacida en su baño de Yecla, porque son "aprensivos" y pensaban que en las toallas había "restos, algo desagradable"

La madre de la acusada y abuela de la niña muerta en Yecla, este martes en su declaración como testigo. R.D.C.

María Concepción L.P., la madre de Sandra M. L., la joven acusada de asesinar hace siete años a su bebé recién nacida en un cuarto de baño de Yecla, compareció en calidad de testigo en el juicio que se sigue contra su hija, al concluir la declaración de la procesada. "Yo sospeché las últimas semanas que podía estar embarazada, pero es que a ella le venía la regla: no sé si le pasaba algo en el vientre o qué era", declaró la mujer.

"La poca barriga que tenía era de dos o tres meses", especificó. "Le venía la regla, le vino, yo vi las compresas en el aseo, es muy despistada con eso. El embarazo lo tenía casi descartado". También comentó que no la llevó antes al médico porque estaba esperando a que terminase los exámenes. "Es que no tenía molestias, ella no se quejaba de nada. Que yo pensé, yo no se lo dije a ella que la iba a llevar".

"Tengo depresión severa, lupus, fatiga crónica y más cosas, que ahora mismo no..."

decoration

La fiscal, Eva Mª Torres, puso de manifiesto que la madre de Sandra se estaba contradiciendo respecto a lo que en su momento manifestó ante la Policía Nacional, y ratificó en el juzgado.

Sobre el día de los hechos, María Concepción L.P. aseguró que ella no vio al bebé, "porque yo pensaba que eran restos, algo desagradable de ver. Si hubiera sabido que era un bebé, otra cosa habría pasado. Para mí, ella había abortado de dos o tres meses, no me imaginaba yo un bebé ahí".

"Vi a mi hija con las piernas llenas de sangre y pensé que se había cortado las venas. Le dije: '¿Qué has hecho, es que ha sido un aborto?' Y me hizo así con la vista (asintió), mirando lo que había expulsado. Estaba tapado con una toalla", continuó la mujer. Que ahí había un bebé "nos enteramos a posteriori". "Había toallas debajo y toallas encima", admitió. Si llega a saber que había un bebé ahí, habría llamado "al 112, a ver si podían hacer algo".

Llamó a su hermana y pensaron en llevar a Sandra al hospital por sus propios medios, aunque acabaron llamaron al 112. No destapó a la niña "porque somos muy aprensivos mi marido y yo" y pensaban que había "restos del aborto". "Pensábamos mi marido y yo bajarla al hospital, pensando que era un aborto de poco tiempo". Negó haber visto la placenta, las tijeras o el cordón. Dijo que su esposo cogió todas las toallas y a la niña. Su hija, según María Concepción, estaba en shock y no hablaba. Entonces "mi marido se fue a la oficina del paro, que tenía una citación y, si no se presentaba, le quitaban la prestación". "Mi hermana le comentó que teníamos los restos (la niña) aquí en la entrada".

"¿En algún momento se le dio asistencia al bebé?", preguntó la fiscal. "No, porque no sabíamos que era un bebé", apuntó la abuela de la recién nacida fallecida.

Los hechos que ahora llegan a juicio acontecieron en 2015 en Yecla, donde Sandra, de entonces 19 años de edad, vivía con sus padres. A quienes, al igual que a su pareja, según asegura la fiscal, ocultó que estaba embarazada. La procesada, en libertad con cargos, se enfrenta a una pena de 18 años y un mes de prisión por el delito de asesinato, con la agravante de parentesco, que es lo que pide para ella la Fiscalía.

Al igual que preguntó a Sandra, la fiscal cuestionó a la madre de ésta si se había bajado una aplicación para borrar contenido de su teléfono. María Concepción alegó que no entiende de eso, pero Torres apuntó que está demostrado que sí se descargó esa app. "Yo no me descargué nada, yo no...", pronunció, de forma dubitativa.

"Pregunté a mi mujer qué ha pasado y me dijo que ha tenido un aborto", relata el padre de la acusada

decoration

A continuación llegó el turno del abogado Pedro Javier Gómez, que quiso saber cuáles son las enfermedades mentales de María Concepción. "Tengo depresión severa, lupus, fatiga crónica y más cosas, que ahora mismo no...", contestó.

"Ella es hija única, mi marido es hijo único... habría sido bienvenida", afirmó, sobre su nieta, que la semana pasada habría cumplido 7 años de edad, si hubiese sobrevivido.

"Estamos tan angustiados, mi marido cogió las toallas y él no sabe ni lo que pensaban", apuntó la mujer, cuestionada sobre si no notaron lo que pesaba la niña (más de dos kilos) y se percataron de que era una recién nacida y no restos.

Aseguró que "no oímos nada", pese a que ella estaba, con su esposo, "en la habitación de matrimonio", a unos metros del cuarto de baño.

Lo que dice el padre

Después declaró el padre de Sandra, Francisco José, que empezó apuntando que lo sucedido le dejó "tocado". Nervioso y llorando, rememoró lo ocurrido, "que es muy fuerte". "Estaba ahí mi hija, apoyada en el baño, en posición fetal, y yo vi sangre. Estaba todo lleno de sangre. Pregunté a mi mujer qué ha pasado y me dijo que ha tenido un aborto. Le dije: llama a una ambulancia y llama a tu hermana. Ella cogió enseguida el teléfono y, en vez de una ambulancia, llamó a su hermana".

"Había una toalla extendida y se notaba un pequeño bulto: 'ahí tiene que estar'"

decoration

El hombre destacó que él no vio al bebé. Que su esposa le dijo que bañasen a Sandra "y la bajamos" al hospital. "Me dijo mi mujer: 'Me ha dicho mi hermanica que tenemos que coger los restos y bajarlos al hospital'. Busqué lo primero que encontré, una bolsa. Yo la sangre no la soporto".

"Estuve mirando, a ver dónde estaba lo que supuestamente había que bajarse. Había una toalla extendida y se notaba un pequeño bulto: 'ahí tiene que estar'. Le dije a mi mujer: 'Ábreme la bolsa, lo metemos aquí y lo bajamos al hospital'. Yo ya me había puesto las zapatillas y llegó mi cuñada. Ella dijo que no hacía falta. Entonces me recordó que yo me tenía que ir esa mañana al paro, que me había llegado una carta. Me fui, cogí la carta, llegué al hospital, vi que no estaban, me salí a la puerta, vi la ambulancia y el coche de mi cuñada", fue desgranando.

"Yo no sabía que ahí había un bebé", manifestó el hombre. "Yo iba trastornado, del susto, del impacto de ver aquello. Yo no voy a mover esto, yo voy a cogerlo, lo bajamos... yo no sabía que ahí había un bebé". "¿Pero su hija les pidió que no lo mirasen?", quiso saber la fiscal. "No lo recuerdo", fue la respuesta del hombre.

"¿Su hija no quería que llamaran a la ambulancia?" "No lo recuerdo". Pero en Comisaría, el día de los hechos, este hombre dijo que no llamaron a la ambulancia porque su hija se negó a ello. De ahí que la fiscal hiciera constar la contradicción.

Compartir el artículo

stats