Kiosco

Caso Abierto - La Opinión de Murcia

Judicial

La Fiscalía recurrirá la sentencia del cura de Murcia condenado por abusos: pide para él más años en prisión

El Ministerio Público considera probado que Antonio L. Z. atacó sexualmente al niño antes de que éste cumpliese los 13 años, con lo cual la pena entre rejas se incrementaría

Antonio L. Z., el cura condenado por abusos.

La Fiscalía recurrirá la sentencia del cura de Murcia condenado por abusos: pide para él más años en prisión, confirman fuentes del Ministerio Público.

El Ministerio Público considera probado que atacó sexualmente al niño antes de que éste cumpliese los 13 años, con lo cual la pena entre rejas se incrementaría: le han condenado a siete años y nueve meses, y podría subirse a 10 o 12 años de cárcel.

"La Audiencia Provincial consideró que no había quedado probado que sucediese antes de esa edad pero nosotros entendemos que sí se ha probado", destacan desde la Fiscalía que dirige José Luis Díaz Manzanera, que siempre se ha mostrado comprometido en la lucha contra la lacra que suponen los abusos en el seno de la iglesia. El recurso se pone ante el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Murcia.

La sección 5 de la Audiencia Provincial de Murcia, con sede en Cartagena, condenaba al sacerdote como autor de un delito continuado de abuso sexual a un menor a la pena de 7 años y 9 meses de prisión. El tribunal le impone además la prohibición de aproximación y de comunicación con la víctima por un periodo de cinco años superior a la duración de dicha pena de prisión, indicaron fuentes judiciales.

Los magistrados ponen de relieve que la declaración del menor “es persistente, pues no muestra contradicciones, ni internas, ni con respecto a las otras declaraciones prestadas con anterioridad, al menos, no de entidad suficiente como para entender que la discordancia puede afectar a la credibilidad del testimonio, debiendo tenerse en cuenta en este sentido que el tiempo transcurrido (tres o cuatro años, aproximadamente) entre el final de la situación de abusos y el primer relato”. Y, añaden, que “se trata de una declaración llena de detalles y matices, prestada con total continuidad y sin dudas relevantes”, todo lo cual, ofrece el tribunal “total verosimilitud”.

En verano de hace tres años, el propio obispo, José Manuel Lorca Planes, fue quien puso en conocimiento de la Fiscalía de la Región de Murcia la denuncia de abusos sexuales a un menor de edad cometidos por el sacerdote Antonio L. Z, hasta ese momento párroco de San Juan Bautista de Yecla y capellán del Hospital Virgen del Castillo. Lorca Planes relevaba entonces al cura de sus funciones en base a su política de "tolerancia cero ante este tipo de comportamientos" en comunión con el Papa Francisco, según un comunicado de prensa difundido por el Obispado de Cartagena.

Tal y como informó La Opinión en febrero de este año, sobre este cura pesaban dos denuncias por abuso sexual y una por agresión sexual. En las primeras, las víctimas manifestaron haber sufrido tocamientos por parte de este religioso. En estos casos, la Fiscalía pedía cinco años de prisión en uno de los casos y dos penas de cuatro y seis años en el otro (ya que, presuntamente, abusó de dos menores que tenían algún tipo de relación entre ellos). En cuanto a la agresión sexual, que incluye un intento de penetración al menor, la Fiscalía solicitaba 12 años de prisión.

El padre Antonio, nacido en Monteagudo (Murcia), pasó por San Pedro del Pinatar, donde estuvo hasta 2013, cuando fue cesado del cargo de Vicario Parroquial en las parroquias de San Pedro Apóstol, en San Pedro del Pinatar (donde se habrían cometido los abusos), y de Nuestra Señora del Rosario de El Mirador en San Javier para ser nombrado párroco en San Juan Bautista de Yecla, de donde fue apartado tras la denuncia de Lorca Planes.

Compartir el artículo

stats